La revista ‘Valencia Cómica’. Sátira y erotismo a últimos del siglo XIX

Revista Valencia Cómica. 1891.
image-348386

Revista Valencia Cómica. 1891.

Este semanario festivo nació en la ciudad a finales del siglo XIX. Salía los domingos y se editaron 54 números (de diciembre 1889 a diciembre 1890). Su director fue Edmundo C. Bonet. Imitó a las revistas Madrid Cómico y Madrid Alegre.

Lo curioso de esta publicación es que, en 1891, cuando ya había cesado su edición, editó un raro Almanaque, el que reproducimos, en su último intento de propagar la revista ya que no se editaron más ejemplares.

El semanario se vendía por suscripción a dos pesetas trimestrales y tenía como domicilio social la calle del Gallo, nº 3. También se vendía en Madrid y en La Habana, en el establecimiento La Isla de Cuba. Se imprimía en los talleres de Emilio Pascual, con papel de la casa Isidro Balari (con mismo domicilio de la citada calle del Gallo, posiblemente Balari también formaría parte del grupo editor). Para las excelentes portadas litográficas se contó con la participación del establecimiento de la Viuda de Ismael Haase, situado en la calle de Colón. También contó con la colaboración del fotógrafo Federico Vela (calle Hierros de la Ciudad, 4). Así vemos todo un esfuerzo editorial para que la revista fuera un referente, como así ocurrió al principio que gozó de aceptación popular, después no lo fue tanto y tuvo una vida efímera, ya que como se ha visto tan sólo alcanzó un año de vida.

Dibujo de Valencia Cómica. 1891
image-348387

Dibujo de Valencia Cómica. 1891.

El Almanaque citado es un ejemplo de la buena edición, muy ilustrado y con artística portada. Los dibujos se acompañaban de textos picantes para la época (como los dos que reproducimos) y siempre sin olvidar el carácter humorístico que le acompañaba: A poco de estar juntitos/ anoche en aquel sillón/ dije: ¡Esta pobre ha salido/ lo mismo que la anterior.

Colaboraron multitud de autores y dibujantes, como E. Pastor que por entonces era prolífico artista de obras costumbristas.

El carácter satírico, humorístico y hasta diríamos “picante”, la convirtió en una de las primeras revistas de este tipo, a la que seguirían otras surgidas en el siglo XX, especialmente las editadas por la atrevida editorial de Vicent M. Carceller y su famosa “La Traca”.

Valencia Cómica, ciudad, desenfada, libre, reflejo de la fama dada a los valencianos por su carácter abierto, jovial, festivo, pasional, desinhibido y, por lo tanto, predispuestos al consumo de este tipo de publicaciones.

Dibujo de Valencia Cómica,1891
image-348388

Dibujo de Valencia Cómica,1891.


2 Responses to "La revista ‘Valencia Cómica’. Sátira y erotismo a últimos del siglo XIX"

  1. Julio Cob  3 de abril de 2016 at 00:53

    Cuando finalizaba el siglo y España era aún ajena al desastre que se avecinaba con la pérdida de sus últimas provincias de ultramar que dejaron a los españoles inmersos en una gran pesadumbre, el tiempo para la sátira y el erotismo que Rafael Solaz nos documenta estaba servido.

    Y Valencia no se quedaba atrás. Había un buen surtido de revistas que se editaban tanto en castellano como en valenciano, la mayoría de vida efímera y otras más dilatada, como la Traca, que nos cita Solaz, que resistió a “tirios y troyanos”. De la mano de Carceller alcanzó muy buenas tiradas hasta la II República. Otra revista que tenía sus seguidores fue La Moma, pero como las grandes carcajadas que pronto se acaban, fue de vida corta.

    La Valencia fallera, decimonónica, con sus llibrets, venía pegando fuerte, donde destacaba Bernat i Baldovi con varias publicaciones.

    Vino la incertidumbre de final de siglo, pero Valencia, como siempre, resurgió de sus cenizas. La “sátira y el erotismo” nunca nos faltaron.

    Responder
  2. Javier Luna  6 de abril de 2016 at 13:06

    Precisa y preciosa descripción la que Rafael Solaz nos hace para que, sin haber tenido nunca un ejemplar de “Valencia Cómica” en nuestras manos, podamos hacernos una idea certera y cabal del Semanario
    El detallado texto y las magníficas ilustraciones que lo acompañan nos hace revivir con picante y desbordado entusiasmo las sensaciones de quienes tuvieron el privilegio de disfrutarlo durante aquel año, que aunque corto debió ser intenso y tuvo la relevancia o significación de ser un importante precedente para lo que en tal ámbito vendría después.
    Es evidente que los/las valencianos/as podemos presumir y, con justo orgullo lo hacemos, de un carácter abierto y desinhibido y el erotismo y la literatura erótica nos ha acompañado a lo largo de nuestra historia y cabe esperar y confiar que lo siga haciendo en lo sucesivo.
    De ello se ha ocupado no hace demasiado tiempo nuestro amigo Rafael Solaz, con un estupendo y divertido LIbro, altamente recomendable para quienes aún no hayan tenido la oportunidad de leerlo; su título “Figues i Naps” ( Imatge, Erotisme i Pornografia en la Literatura Popular Valenciana ).
    En éstas fechas tan cercanas a la “Feria del Libro”, ¿ porqué no plantearse el juego de leer y, además y por añadidura, con placer ?. ¡ Quien renuncie a ello, no sabe lo que se pierde !.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.