La Policía Nacional detiene al secretario e de Manos Limpias y al presidente de Ausbanc por extorsión a instituciones

Valencia Noticias | Agencias.- Agentes de la Policía Nacional detuvieron este viernes al secretario general del sindicato de funcionarios Manos Limpias, Miguel Bernard, y al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, por presunta extorsión a instituciones. La Audiencia Nacional cusa también a Manos Limpias de ofrecer a dos entidades bancarias retirar la acusación contra la infanta Cristina de Brobón que ejerce en el ‘Caso Noós’ a cambio de cobrar tres millones de euros, informa rtve en su web.

Miguel Bernard.
image-355349

Miguel Bernard.

La Policía sospecha que ambas organizaciones se coordinaban para exigir dinero a empresas, bancos e instituciones con la amenaza de presentar querellas si no accedían a sus demandas.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz dirige la investigación, abierta tras la presentación de varias presuntas víctimas de la trama. Además, Pineda y Bernard podrían haber desviado el dinero obtenido a empresas filiales.

La operación de la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) ha detenido a un total de once personas de las cúpulas de Manos Limpias y Ausbanc y ha realizado seis registros. Entre los acusados en esta operación no se encuentra la abogada de Manos Limpias en el ‘caso Noós’, Virginia López Negrete.

Sin embargo, la Policía Nacional acusa al sindicato Manos Limpias de ofrecer a dos entidades bancarias, La Caixa y Banco Sabadell, retirar la acusación contra la Infanta Cristina que ejerce contra ella en el ‘Caso Noós’ a cambio de cobrar tres millones de euros.

Manos Limpias afronta además otra querella presentada por la Fiscalía en un juzgado de Madrid contra su secretario general y una abogada del sindicato, Virginia López (‘caso Nóos’), por supuesto delito de apropiación indebida de 108.000 euros por la contratación de unos servicios profesionales a una plataforma de afectados de la estafa en la inversión de sellos de Fórum-Afinsa.

Precisamente, Ausbanc fue expulsada de ese procedimiento por la Audiencia Nacional al considerar que incurría en “fraude procesal”, pues se personó como acusación popular pero defendió públicamente la legalidad de las dos empresas tras recibir, directa o indirectamente, 1,2 millones de euros de esas compañías intervenidas.


Leave a Reply

Your email address will not be published.