La Policía Nacional detiene a dos personas que obligaban a ejercer la mendicidad a varios ciudadanos rumanos

Los detenidos realizaban a las víctimas “falsas promesas” de trabajo para que viniesen a España.

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Santiago de Compostela han detenido a un varón y una mujer, ambos de nacionalidad rumana, por un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral.

Las investigaciones se iniciaron unos días antes, cuando una mujer de nacionalidad rumana se personó en dependencias policiales manifestando que estaba siendo obligada a ejercer la mendicidad por una pareja de compatriotas. Los agentes establecieron varios dispositivos de vigilancia y averiguaron la identidad de los agresores, además pudieron comprobar las condiciones en las que vivía la víctima y otros compatriotas que, además de verse sometidos a palizas, debían entregar todo el dinero recaudado mediante los actos de mendicidad que efectuaba tanto en Santiago como en localidades próximas.

vlcsnap-2015-06-03-12h08m52s23
image-196325

Con motivo de las averiguaciones efectuadas, los agentes detuvieron a la pareja como presuntos autores de un delito de trata de seres humanos para su explotación en la mendicidad.

Obligados a mendigar

Las primeras pesquisas permitieron averiguar que los arrestados captaban a personas en su país de origen, Rumania, ofreciéndoles trabajos dignos con los que poder ganar dinero honradamente, pero una vez en España, eran obligadas a ejercer la mendicidad, bajo amenazas y agresiones físicas. Aunque en ocasiones, repartían los beneficios que sus compatriotas obtenían, finalmente terminaban quedándose con la totalidad de lo recaudado, no dudando en ejercer la violencia física o amenazarles para ello.

En concreto, a la mujer que logró escapar y denunciar los hechos, uno de los detenidos le propuso viajar a España para trabajar en el sector de la limpieza, contrayendo una deuda por el precio del viaje que tendría que saldar con su trabajo. Sin embargo, al llegar a Santiago de Compostela, fue obligada a mendigar todo el día de rodillas, siendo amenazada y golpeada cuando no obtenía suficiente dinero; llegando incluso a desnudarla y registrarla para comprobar que no escondía dinero.


Leave a Reply

Your email address will not be published.