La Plaza del Mercado en Valencia (III)

Entre 1851 y 1852 se instaló una sencilla fuente en medio de la plaza -en conmemoración del nacimiento de la princesa de Asturias- que posteriormente fue sustituida por otra de más envergadura hasta su traslado a la Alameda. El 29 de noviembre de 1857 se inauguró el reloj instalado en La Lonja, mejora que fue celebrada por vendedores y compradores del mercado. En 1862 se renovó el empedrado de la plaza sin afectar al embaldosado de los lados.

Font Plaça del Mercat (detall). 1866. Gravat.

Font Plaça del Mercat (detall). 1866. Gravat.

Un vecino ilustre de la plaza fue José Gabriel Campo Pérez, posteriormente marqués de Campo. Nació en 1814 en un edificio que se hallaba junto a la Ferretería del Pozal. A su instancia acordó el Ayuntamiento adoquinar las calles de la ciudad, para cuyo ensayo se comenzó por la de Sant Ferran. El adoquinado en la demarcación de la plaza del Mercado y calles adyacentes debió concluir sobre 1861.

El 21 de marzo de 1877 se comenzó a desmontar la gran fuente monumental del Mercado para colocarla en el óvalo de la Alameda. Ese mismo año se instalaron unas columnas de hierro y jardineras formando el nuevo mercado de flores inaugurado el 6 de mayo.

Plànol del Còlera. Mortaldat al Districte del Mercat. (1885).

Plànol del Còlera. Mortaldat al Districte del Mercat. (1885).

Una descripción del doctor Juan Bautista Peset nos ofrece una imagen del Mercado en estos años 70:

Su situación céntrica, el aseo, el orden y la abundancia de sus artículos le dan un aspecto magnífico (…) Esmeradamente adoquinado en su centro y en la entrada de sus calles, lo demás forma como si fueran prolongaciones de las casas, extensas llanuras pavimentadas de baldosas, donde se colocan los puestos de venta, principalmente de verduras y frutas. Desde el puesto de venta de las flores se prolonga el Mercado Nuevo, formando un cuadrilongo cuyos laterales son destinados a casitas de venta de carnes. El fondo está ocupado por las oficinas del Repeso, junto a la Pescadería. Hay vendedores de atún, sardinas, salazones y, todavía, hay muchas tiendas de zapatos y ropavejeros.

En 1883 los porxets característicos de la plaza del Mercado se hallaban en un lastimoso estado y amenazaban ruina, por lo que se decidió eliminarlos. Estos derribos dieron mayor perspectiva al carrer de Sant Ferran y su nueva construcción influyó en los primeros edificios situados en la acera norte, los ubicados junto a la Droguería de San Antonio.


2 Responses to "La Plaza del Mercado en Valencia (III)"

  1. Javier Luna  8 de octubre de 2015 at 22:57

    La descripción que de la Plaza del Mercado nos ofrece en ésta ocasión Rafael Solaz no deja lugar a dudas. ¡ Debió ser un lugar sublime, no ya por la estética del lugar sino por el atractivo de sus puestos de venta por una parte y de sus productos por otra.
    Las ciudades y la nuestra no es ni mucho menos una excepción busca cambios y mejoras, en unas ocasiones acertadas y en otras desafortunadas. Valorarlo es una cuestion que escapa a nuestra competencia.
    Lo que sí podemos afirmar y, ello priva por encima de cualquier otra consideración, es que amamos nuestra ciudad, la recorremos apasionadamente y nos detenemos extasiados en derterminados lugares. ¡ Y la Plaza del Mercado es uno de ellos !.

    Responder
  2. Julio Cob  9 de octubre de 2015 at 01:08

    Rafael Solaz “tira” de la plaza del Mercado y en su tercera entrega nos habla de aquellas referencias que en su momento contribuyeron a popularizar aún más el entorno del auténtico corazón de la ciudad.

    Nos cita y por dos veces el “Carrer de San Ferran”, calle entrañable por haber sido abanderada del adoquinado de la ciudad de cuyo privilegio goza. Els porxets, el reloj de la Lonja, los puntitos rojos del cólera, el Marqués de Campo: leyendas vivas que fueron y que por ser tales, permanecen en el tic tac del tiempo.

    La plaza del Mercado no puede entenderse sin el enamoramiento que produce su rico anecdotario, que de seguro y con nuevos apuntes nos deleitará el autor.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.