La Plaza del Mercado de Valencia (II)

El Mercado se convertía en el centro social y comercial de la ciudad, lugar bullanguero donde se concentraba gran parte de vecinos y forasteros que accedían a través de las calles que allí desembocaban. A principios del siglo XIX la plaza del Mercado se hallaba en la jurisdicción del Quartel del Mercado que comprendía un total de 2.414 casas, con un conjunto de 116 “manzanas” o islas. En 1887 las calles que recaían a la plaza eran las siguientes: Flassaders, Liñán, Ramillets, Blanes, Palafox, Magdalenes, Conills, Vell de la Palla, Comunió de Sant Joan, Sampedor, Botellas, Carda, Bosseria, En Colom, Caixers, Cordellats, Llotja, Ercilla, Nova, Trench y Sant Ferran.

Parades del Mercat de València. Ca. 1890.

Parades del Mercat de València. Ca. 1890.

 Por antiguos grabados de principios de esta centuria tenemos una exacta imagen del lugar. La omnipresente Lonja de la Seda –ya llamada de los Mercaderes-, la iglesia de Sant Joan y el convento de las Magdalenas, el Principal, los porxets de los edificios, con sus características columnas que dieron título a la plaça dels Porxets.

Y es que las casas levantadas junto a la bóveda de la acequia de Na Rovella tenían antiguamente unos pórticos con habitaciones salientes de los edificios, sostenidos por cinco columnas.

Plànol de Tosca. El Mercat.

Plànol de Tosca. El Mercat.

Hasta principios del siglo XIX, existían dos cementerios pegados uno al otro, el de Sant Martí y el de Santa Caterina, con entradas recayentes a la que posteriormente sería la nueva calle de Sant Ferran y al Mercado, respectivamente.

1825 fue un año determinante para la urbanización de la plaza ya que se dictó una orden sobre los edificios que se hallaban en peligro de ruina, tenían salientes o estaban abandonados, medida que conllevaba el derribo de algunas casas y parte de los porxets. El Tribunal del Repeso del Mercado fue el encargado de inspeccionar todas las casas antes de su demolición. Los edificios presentaban un tipo de edificación muy común en la zona: la vivienda-comercio o la vivienda-obrador tan característica.

Plaça del Mercat. Gravat segle XIX.

Plaça del Mercat. Gravat segle XIX.

 Sería a partir de mediados de siglo XIX cuando se experimentaron grandes cambios y mejoras en la plaza.

En 1848 dio comienzo la construcción del gran pórtico que rodeaba el  llamado Mercado Nuevo, obras que concluyeron al año siguiente así como la instalación de la Casa del Repeso inaugurada en la Navidad de 1849. El día 24 de enero de 1851 se estrenó la nueva pescadería, instalándose dos fuentes destinadas a los vendedores del pescado y otra para el uso general.


2 Responses to "La Plaza del Mercado de Valencia (II)"

  1. Julio Cob  25 de septiembre de 2015 at 14:21

    El pintor Velazquez mediante un autorretrato nos ofreció su auténtico rostro arrastrando sobre el lienzo su pincel. También es posible, vaya si lo es, y mediante un relato mostrar al público todo lo que se lleva dentro. Rafael Solaz, nos indica todo lo que en él permanece intacto al paso de los años.

    En su interior, incrustado por el amor a su ciudad, corren por sus venas calles, plazas y plazoletas, grabados, conventos, fuentes y aromas: la historia viva de la ciudad que navega al ritmo de los latidos de su corazón.

    Leemos arriba y estamos viendo a Rafael Solaz: su mercado, su autorretrato.

    Responder
  2. Javier Luna  27 de septiembre de 2015 at 14:06

    Es indudable que la rutina es el peor enemigo del encanto y/o embrujo en ésta vida. Y en ocasiones ello ocurre al pasar repetidamente por un sitio determinado y no darnos cuenta de que lo observamos es fruto de la avatares y/o circunstancias del paso de los años.
    Rafael Solaz nos abre no sólo los ojos sino también nuestro corazón para conocer mejor y amar más los espacios significativos de nuestra ciudad.
    La Plaza del Mercado era, es y esperemos que lo siga siendo un lugar con una singularidad especial y potenciar todo lo que a ella vaya unido será una inversión que en el presente tendrá un importante beneficio y, de seguro que en el futuro, aún mayor.
    ¡ Nuestra Plaza del Mercado, nuestro Mercado Central, nuestros Mercados Municipales son un precioso tesoro que hay que cuidar y mimar al máximo !.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.