Pero el inversionista principal de Metropoulos & Co., de 33 años, no se mudará pronto. Según el acuerdo de compra-venta, el fundador de Playboy, de 90 años, podrá permanecer en la mansión por el resto de su vida.

Cuando Hefner abandone la vivienda, Metropoulos planea conectar la finca de dos hectáreas de Playboy con su propiedad, de 0,8 hectáreas. Las casas, construidas en la década de 1920, fueron originalmente un solo terreno.

Hefner compró la Mansión Playboy por USD 1,05 millones en 1971 y la convirtió rápidamente en un campo de juegos sexuales.

En sus años de auge, fue escenario de incontables fiestas plagadas de celebridades e innumerables relatos de orgías.