La juez los envía a prisión incondicional y sin fianza por un delito de terrorismo or la agresión a dos guardias civiles

Agencias La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha ordenado el ingreso en prisión incondicional y sin fianza por un delito de terrorismo para seis de los ocho detenidos este lunes como partícipes directos en la agresión a dos guardia civiles y sus parejas el pasado 15 de octubre en Alsasua (Navarra).

La juez ha adoptado esta decisión en un auto a petición del fiscal José Perals, que acusa a los seis de un delito de terrorismo en aplicación del artículo 573 bis.1 cuarto, consistente en “provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella”.

Los seis que van a prisión son Jokin Unamuno, Iñaki Abad, Oihan Arnanz, Julen Goicoechea, Jon Ander Cob y Aratz Urrizola. Se trata de las personas que, según apuntan los atestados policiales, participaron de forma directa en la paliza a los dos agentes, que se encontraban con sus parejas disfrutando de un momento de ocio en un bar de la localidad navarra.

“Todos ellos han sido reconocidos fotográficamente por los perjudicados como partícipes activos de la agresión de la que fueron objeto, incluso algunos de ellos han sido identificados por sus nombres”, señala Lamela. En concreto, añade la juez, Unamuno fue reconocido por el teniente de la Guardia Civil como una de las personas que le golpeó mediante puñetazos y patadas.

Las dos mujeres detenidas junto a ellos, Edurne Martínez Arrese y Ainara Urquijo, han quedado en libertad provisional con comparecencias dos días a la semana y prohibición de salida del territorio al no haber participado en las agresiones físicas.

Los detenidos niegan las acusaciones

En su comparecencia en el juzgado, los detenidos han negado haber intervenido en ninguna agresión ni haber visto a nadie golpear a los agentes o a sus parejas, señalando todos que nunca habían tenido ningún incidente, ni con aquellas personas, ni con la Guardia Civil de Alsasua, no explicándose como han podido ser señalados por ellos como personas que intervinieron en su agresión.

Los ocho arrestados han sido trasladados este lunes a la Audiencia Nacional tras ser detenidos la mañana del lunes en la operación Ausiki, en varias localidades, entre ellas Pamplona y Alsasua (Navarra), Salvatierra y Vitoria (Álava) y Madrid.

Miembros del Movimiento OSPA

A pesar de los acusados niegan los hechos, la juez les encuadra en el llamado Movimiento Ospa, que quiere expulsar a la Guardia Civil de Navarra y el País Vasco. Además, de los detenidos, Jokin Unamuno y Edurne Martínez son los “principales promotores” de la campaña “Alde Hemendik” (Fuera de Aquí) contra el instituto armado y la Policía Foral.

Estas agresiones “se enmarcan en la dinámica permanente Alde Hemendik creada por ETA y las ilegalizadas KAS-EKIN para exigir la retirada de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y del Ejército del País Vasco y de Navarra”, subraya el auto, en el que la juez también aprecia riesgo de reiteración delictiva y de fuga.

Todos ellos conocían con anterioridad la condición de guardias civiles” del teniente y el sargento agredidos, “siendo esta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados”, sostenía la titular del Juzgado Central de Instrucción, en el auto notificado la pasada semana.

Uno de los agentes tuvo que ser operado tras la agresión

El pasado 15 de octubre un teniente y un sargento de la Guardia Civil, de paisano, y sus parejas fueran agredidos en el bar Koxka de Alsasua. Un grupo de entre 20 y 25 personas les rodeó y comenzaron a insultarse y amenzarles con expresiones como “iros de aquí”, “hijos de puta”, “putos pikoletos”, “txakurras” o “aldehemendik” para después golpearles, subraya el auto.

A consecuencia de la agresión, el teniente de la Guardia Civil tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por las lesiones sufridas en una pierna y en la cara, mientras que el sargento y las mujeres presentaron lesiones, magulladuras y hematomas.

El Ayuntamiento de Alsasua ha pedido este lunes que el caso se instruya en el Juzgado de Instrucción nº 3 de Pamplona, en lugar de la Audiencia Nacional, mediante una declaración firmada por Geroa Bai, PSN-PSOE, EH Bildu y Goazen Altsasu. La instrucción del caso empezó tras la denuncia presentada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE).

Este lunes, además, en la localidad navarra se ha celebrado una manifestación de centenares de personas en la que se portaba una pancarta que rezaba en euskera ‘Libertad para los detenidos’.


Leave a Reply

Your email address will not be published.