La increíble paradoja de la Guardia Civil, en la que los agentes deben comprarse sus propios chalecos antibalas ante la falta de material

Intervención de la Guardia Civil con chalecos antibalas.
image-270153
La increíble paradoja de la Guardia Civil, en la que los agentes deben comprarse sus propios chalecos antibalas ante la falta de material

 La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en la provincia de Alicante  , organización que goza de la mayor representación en el seno de la Guardia Civil, tanto a nivel estatal, autonómico como provincial,  se ve obligada a denunciar públicamente una de las carencias de material más incomprensibles que padecen los guardias civiles, la ausencia de chalecos antibalas para la totalidad de los agentes que prestan servicio en las vías públicas. Resulta incomprensible que los responsables de garantizar la seguridad de los ciudadanos no dispongan de los medios básicos que les ayuden a salvaguardar la suya propia.

Un agente, un chaleco. Es lo que exigimos desde AUGC. Por desgracia, la actual situación dista muchísimo de acercarse a esta paridad, dado que los guardias civiles sufrimos una alarmante escasez de chalecos que  deben ser compartidos entre los miembros las unidades. También existen problemas con las tallas, y la ergonomía de los mismos para que coincidan con las características anatómicas de los agentes. En el caso de las mujeres este problema es aún más acuciante, ya que no disponen de prendas específicas adaptadas a su género.

Ante esta situación son muchos los compañeros y compañeras que optan por costearse de su propio bolsillo el chaleco antibalas, los cuales tienen un coste aproximado de 600 euros. Algo que supone una fuerte inversión a realizar por parte de los propios agentes si quieren prestar el servicio con seguridad.

Todo ello al mismo tiempo que, ante la amenaza del terrorismo yihadista, el Ministerio del Interior cursa una orden para que todos los agentes de Policía y Guardia Civil que mantengan contacto con los ciudadanos o custodien algún edificio o instalación porten en todo momento los chalecos antibalas.

Así mismo, desde AUGC, demandamos la incorporación de la pistola eléctrica, taser, al armamento que han de portar los agentes, puesto que en caso de actuación, esta herramienta permite reducir a un sospechoso sin llegar a hacer uso del arma de fuego.

Por estos motivos, y otros como la ausencia de derechos sociolaborales, el pasado 14 de noviembre mas de 12.000 trabajadores del Cuerpo y sus familiares protestaron democráticamente en Madrid en una gran Marea de Tricornios. Aunque esto parece importar poco a los responsables de la Guardia Civil, los cuales hacen oídos sordos a las demandas de los agentes.

AUGC, con más de 30.000 afiliados, de los cuales 975 se encuentran destinados en la provincia de Alicante , es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).


Leave a Reply

Your email address will not be published.