Cuando los policías llegaron el martes a la casa donde ocurrió el horror, ubicada en el condado de Westchester, en Nueva York, encontraron a Neil White con manchas de sangre en el cuerpo y a la niña, Gabrielle White, muerta en su cama.

De acuerdo con lo que informó la agencia de noticias AP, la menor fue descubierta muerta por la niñera, que anteriormente había intercambiado mensajes de texto con el padre, antes de que el cuerpo finalmente fuera hallado por la policía.

La niñera, Tonelle Mahon, le dijo a la señal WABC-TV que fue a la casa, justo al norte de la ciudad de Nueva York, y no vio a nadie. “Fui arriba y seguí llamando: ‘Neil, Gabrielle’“, dijo con voz temblorosa.

Mahon agregó que el padre de la niña salió sangrando del cuarto de la menor y le dijo que Gabrielle estaba “en su habitación descansando“.

En las próximas horas se realizará una autopsia al cuerpo de Gabrielle, pero la policía apunta a que fue asfixiada. “Todo indica que murió asfixiada. Pero tendremos que hacer los estudios preliminares”, subrayó una fuente de la investigación.

Neil White, de 47 años, fue acusado por el asesinato de su hija. La esposa de White, Michelle Hord-White, vicepresidente de NBC, había solicitado el divorcio en abril, según los registros del condado de Westchester. La pareja, informó el periódico USA Today, vivía separada y compartía la custodia de Gabrielle.

Estamos destrozados y devastados porque nuestra dulce niña se ha ido. Pero también estamos agradecidos por estos siete años maravillosos con ella”, dijo la familia en un breve comunicado.

Gabrielle iba a segundo grado en la escuela primaria William B. Ward, de New Rochelle.

 Neil White, antes de ser detenido, fue atendido por sus heridas en un hospital y compareció ante un tribunal vestido con una bata azul y vendajes en ambos antebrazos.