Alessandra García se estableció como otra de las modelos ‘curvy’ que arrasa en la industria fashionista mostrando sus figura y revolucionando la moda. Es la imagen de importantes firmas populares como H&M y Mango (Instagram)

Alessandra García-Lorido, hija del reconocido actor Andy García y la productora Mariví Lorido, logró consolidarse como modelo XL, un fenómeno que se encuentra cada vez más en alza en el mundo de la moda. Con la filosofía de ser natural, segura de sí y sin complejos, Alessandra, sigue los pasos de modelo estadounidense que marca tendencia- Ashley Graham.

Sexy y provocadora, Alessandra gana terreno en la industria de la moda

Con tal sólo 25 años y dos años en el rubro, Alessandra, arrasó en todas las campañas que fue protagonista. Como por ejemplo, junto a otras referentes de la industria presumió de sus curvas en una sesión de fotos bajo el slogan –#WeareVioleta de la firma Mango- una nueva línea que llega hasta el talle 54 y que ya tiene 148 tiendas propias en todo el mundo.

Fresca, natural y sin tabús muestra sus generosas curvas para la marca Simply Fashion (Instagram)

Sin embargo, su relación con su imagen no siempre fue tan positiva. “Crecer en Hollywood, la meca del cine, no le resultó tan fácil. Estuve rodeada de mujeres con atributos físicos difíciles de alcanzar y eso, a veces, te hace sentir mal. Me sentía insegura, pero creo que a esa edad a todas las chicas nos pasa lo mismo”, confesó.

Alessandra fue también una de las protagonistas del pasado New York Fashion week de la mano del joven y talentoso diseñador Christiano Siriano. También encandiló al público durante el Madrid Fashion Show, que tuvo lugar en febrero.

rabaja con la agencia británica MiLK y, actualmente, es una de las mujeres más solicitadas de la industria

Con una incipiente carrera pero con amplia proyección, fueron varias las conquistas de la modelo ‘curvy’. Participó en campañas para H&M y fue fichada por importante agencia IMG con sede en Nueva York, Londres y Milán.

Su éxito se trasladó además a las redes sociales: en Instagram, logró reunir a más de 27 mil seguidores que admiran su postura frente a la belleza natural, tal como lo hizo durante una provocativa sesión fotográfica en ropa interior para la portada de la prestigiosa revista Slink Magazine. Desde entonces, posó para fotógrafos como Ellen von Unwerth y se estableció entre las más solicitadas.

“Debemos celebrar que tenemos un tipo de cuerpo diferente y demostrar que se puede estar sexy y segura de ti misma con él”

Su historia responde al típico cliché de las jóvenes modelos que son descubiertas mientras se encuentran de compras en un centro comercial. En ese entonces se encontraba a punto de comenzar la facultad y rechazó la propuesta, sin embargo tiempo después el destino hizo que se cruzara con la misma agente y decidió darle una oportunidad. “Empecé hace cuatro años, me hicieron fotos, acompañé a mi hermana a un shooting y acabamos en una agencia trabajando juntas”.

“Creo que no ha habido mejor momento para ser una modelo plus size que ahora. El sector está creciendo y, gracias a las redes sociales, tenemos la oportunidad de hacer nuestro propio marketing y vendernos para que más marcas nos contraten”, compartió la modelo al medio español El País.

La joven morocha no sólo despliega sus encantos, sino que además busca marcar un diferencia: tiene una postura muy definida con respecto a lamoda inclusiva. En diversas ocasiones sentenció que ve “incorrecto” que no todos los diseñadores hagan tallas grandes de sus vestidos.

Junto a la gran fotógrafa Ellen von Unwerth, otra de las abanderadas de las modelos XL (Instagram)

“No creo que nosotras seamos mejores, pero sí que representamos un poco al underdog, al desamparado. Estamos luchando por la diversidad en la moda”, comentó al diario El País.