La Guardia Civil detiene en España a siete personas huidas de las Justicia de sus países

 

  • Entre los detenidos se encuentra el autor de un homicidio en Portugal; tres autores de delitos económicos, financieros y fiscales; una mujer acusada de delitos de corrupción de menores y explotación sexual; el autor de un delito de cohecho y el de delitos de tráfico de drogas y falsificación

 

– La Guardia Civil, en diversas operaciones llevadas a cabo en varias provincias, ha detenido a  siete personas reclamadas por la Justicia con órdenes de detención europeas e internacionales de distintos países. La estrecha colaboración e intercambio de información con organismos de cooperación internacional y policías de otros Estados aumenta la efectividad en la captura de delincuentes que buscan huir de la justicia en sus países de origen.

Los detenidos, acusados por diversos delitos, se encontraban reclamados por las Autoridades Judiciales de Portugal, Suecia, Colombia, Azerbaiyán, Irlanda e Italia. Han sido puestos a disposición de la Audiencia Nacional, iniciándose los trámites para su extradición y entrega a los países reclamantes.

Toda las operaciones han sido desarrolladas por el Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil  y por agentes del mismo Cuerpo de la Rioja, Madrid, Alicante, Girona, Granada, Málaga y Barcelona, contando igualmente con la colaboración de la Oficina Central Nacional de INTERPOL y SIRENE.

 

 

OPERACIÓN SAN BERNARDO

El Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa a la Guardia Civil, el Grupo de Homicidios del mismo Cuerpo de la Comandancia de Madrid y el Equipo Territorial de Policía Judicial de Haro (La Rioja), han logrado la localización y detención  del autor de un homicidio ocurrido en Portugal en el año 2010.

Los hechos sucedieron en el año 2010 en un punto de venta de droga de un poblado chabolista de la localidad portuguesa de Fial Alquerubim. El presunto autor efectuó dos disparos contra un joven de 25 años, causándole la muerte.

Gracias a la investigación de los agentes portugueses se identificó al  ahora detenido, tratándose de un ciudadano de origen portugués que huyó de ese país, por lo que las Autoridades portuguesas emitieron con una Orden Europea de Detención (OED).

En el año 2012, tras diversas investigaciones para dar con el paradero de esta persona, la Guardia Civil detectó movimientos del mismo en Galicia, utilizando documentación falsa, si bien no pudo ser localizado.

A primeros de julio de 2016 se detectó la presencia de esta persona en la Comunidad de Madrid, donde mantenía una relación sentimental con una mujer. Tras diversas vigilancias e investigaciones se consiguió determinar que el huido, en la actualidad, pudiera estar residiendo en la localidad riojana de Haro o localidades limítrofes. Centradas las investigaciones en la Rioja el buscado fue localizado en Haro, donde se procedió a su detención.

Durante la investigación se supo que éste había residido 6 años en nuestro país utilizando al menos dos identidades falsas, lo que le permitió eludir más fácilmente la acción de la justicia.

J.J.B., de nacionalidad portuguesa y de 55 años de edad, fue trasladado a Madrid, donde fue puesto a disposición de la Juzgado Central de Instrucción nº 5, que decretó su ingreso en prisión.

 

OPERACIÓN ERIC Y OPERACIÓN PETERSSON

A través de una estrecha colaboración mantenida durante 8 meses con el Equipo F.A.S.T. (Fugitive Active Search Team) de la Oficina Nacional de Investigación de la Policía de Suecia, se logró localizar y detener en España a dos individuos reclamados por la justicia de ese país.

Sobre el detenido S.H.P., sueco de 60 años de edad, pesaba una Orden europea de detención y entrega por delitos económicos y financieros. Esta persona, estaba siendo  buscada desde el año 2009, tras defraudar más de 20 millones de coronas suecas (unos 2 millones de euros) a través de varias compañías que controlaba, ayudando a blanquear dinero procedente de actividades ilícitas. Tras ser condenado a varios años de prisión, huyó de Suecia para evitar su cumplimiento.

Al tener conocimiento la Policía sueca de que podría haber huido a España, solicitó a la Guardia Civil su colaboración para su localización y detención. La investigación en España se centró en varias localidades de la provincia de Alicante, siendo finalmente localizado en Altea, donde fue detenido.  Durante su permanencia en España, esta persona, para evitar ser localizada, cambiaba con frecuencia de domicilio, habiendo residió en nueve distintos.

En los años que permaneció en España, a través de varios portales de internet creados por él, bajo la apariencia de asesorías fiscales continuó desarrollando su actividad delictiva proporcionando asistencia a organizaciones criminales y delincuentes a la hora de blanquear dinero mediante la creación de empresas ficticias con sede en Reino Unido.

El detenido era una de las personas más buscadas por la policía de Suecia, habiéndose difundido su búsqueda en sitios públicos de internet y programas de televisión.

En otra operación distinta se detuvo en Marbella (Málaga) a J.S.E.S., igualmente reclamado para su extradición por las autoridades judiciales suecas por delitos contables y delitos de impuestos. Este individuo era el responsable de una sociedad cuyos miembros habrían eludido el pago de impuestos, defraudando 5.700.000 SEK (coronas suecas), aproximadamente unos 700.000€.

 

OPERACIÓN MICHELL

En los meses pasados, las Autoridades judiciales colombianas emitieron una orden internacional de detención contra la ciudadana de ese país M.C.B, de 21 años de edad, acusada de delitos de corrupción de menores y explotación sexual ocurridos en territorio colombiano. La reclamada había ofrecido, a través de internet y a cambio de dinero, la virginidad de una menor de 14 años conocida suya, ofrecimiento  aceptado por un varón que pagó cierta suma económica por mantener relaciones sexuales con la citada menor de edad que llegó a consumar.

La investigación para su localización en España se desarrolló en la provincia de Granada, donde se sospechaba que podía residir. Tras varias semanas de investigación, fue localizada en una vivienda de los extrarradios de la capital granadina, donde se procedió a su detención. Una vez puesta a disposición de la Audiencia Nacional ésta decretó su ingreso en prisión y el inicio de los trámites necesarios para su extradición.

 

OPERACIÓN MUSTAFAYEV

A.M., nacional de Azerbaiyán, de 61 años de edad, estaba reclamado internacionalmente por su participación en un delito de cohecho, al haber actuado como intermediario en el soborno (285.000 $) realizado en septiembre de 2015 por un empresario a un alto cargo del Ministerio de Seguridad Nacional de Azerbaiyán.

Detectada la presencia de personas de su entorno en Barcelona, la Guardia Civil inició una investigación para determinar si el huido pudiera ocultarse en nuestro país.

Tras seguir varias pistas durante varios meses, se halló un rastro determinante en un casino de la Costa Brava. Días después, el fugitivo fue localizado y detenido en la localidad de Lloret de Mar (Girona)

 

OPERACIÓN SMYTH

En la localidad de Torrox (Málaga) fue detenido el ciudadano irlandés C.P.S, de 64 años, requisitoriado por Autoridades judiciales de su país por delitos contra la Hacienda pública irlandesa y fraude fiscal, por importe de 600.000 €. En Irlanda era propietario de unas 30 viviendas que tenía alquiladas de forma semioculta a través de terceras personas, haciendo uso de identidades falsas y recibiendo sustanciosas ganancias que no declaraba.

En la actualidad, el detenido se dedicaba en España a la actividad inmobiliaria a través de una página de internet dirigida a ciudadanos extranjeros que buscaban residencias en la costa malagueña. Dicha actividad era ejercida a título particular y operaba sin contar con una sede o local abierto al público.

 

OPERACIÓN RENGIFO

Las autoridades italianas habían emitido órdenes europeas para la búsqueda y entrega del ciudadano peruano E.C.G.R., de 48 años de edad, por delitos de tráfico de drogas y falsificación. Este individuo, dedicado a la venta de cocaína en Roma, utilizaba perros para ocultar en su interior la droga que transportaban hasta los domicilios de los compradores simulando estar paseando a los animales.

Gracias a la investigación desarrollada por los Carabinieri italianos, y a su estrecha colaboración con la Guardia Civil, se averiguó que se ocultaba en Barcelona, siendo localizado y detenido cuando se disponía a abandonar la ciudad a bordo de un ferry con destino a las Islas Baleares.


Leave a Reply

Your email address will not be published.