La Guardia Civil detiene a un vecino de Huesca por abusar de sus hijas menores de edad

La Guardia Civil detiene a un vecino de Huesca por abusar de sus hijas menores de edad y por el homicidio en grado de tentativa de su mujer

En algunos casos les daba dinero a las menores para que guardaran silencio por los abusos o incluso pegaba a su hija biológica para que no contase lo ocurrido

Introdujo pastillas anticuagulantes en una jarra de agua que habitualmente utilizaba su mujer para beber durante la noche tras haber sido intervenida quirúrgicamente

En los registros practicados se ha localizado 26 detonadores pirotécnicos, 4 botes de gas lacrimógeno, dos espadas, un cuchillo de carnicero y una carabina de aire comprimido

Agentes del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Barbastro (Huesca), en el marco de la operación HERLOT, ha detenido a un vecino de la Comarca del Somontano, de 54 años, como supuesto autor de delitos de agresión sexual a sus hijas menores de edad, de homicidio en grado de tentativa hacia su mujer y de tenencia ilícita de explosivos.

El ahora detenido había abusado sexualmente de sus hijas menores de edad desde hacía tres años, y además había introducido medicamentos anticoagulantes en una jarra de agua que su mujer utilizaba para beber por las noches tras haber sido intervenida quirúrgicamente.

La investigación se inició tras recibir una denuncia por parte de una mujer que manifestaba que su marido, y padre de uno de sus hijos, había abusado sexualmente de las dos hijas menores y además lo había intentado con otro hijo menor de edad de la denunciante.

Los agentes tras entrevistarse con la denunciante y sus hijos descubrieron que el hombre habría intentado obtener algún tipo de favor sexual por parte de uno de los hijos de la mujer y éste se lo contó a su madre en presencia de sus hermanas, las cuales indicaron que desde hacía varios años el padre les realizaba tocamientos a ambas y las amenazaba de muerte si lo contaban. En algunos casos les daba dinero para que guardaran silencio o incluso pegaba a su hija biológica para que no contase lo ocurrido.

Tras varias gestiones realizadas, se constató que los supuestos abusos cometidos por el progenitor se venían produciendo desde hacía tres años y siempre que la madre no se encontraba en el domicilio a causa del trabajo.

El progenitor amenazaba a las menores con la muerte de la madre

Por otro lado, las menores indicaron que el padre las amenazaba continuamente diciéndoles que su madre iba a morir en una operación que le iban a realizar y que entonces la hija de mayor pasaría a ser su esposa.

A raíz de estas manifestaciones, la mujer denunciante de los hechos aclaró que había sido sometida a una operación, tras la cual los médicos le habían comunicado que había estado a punto de fallecer debido a una ingesta de anticuagulantes, a lo que ella había respondido que no tomaba medicamento alguno, resultando que era su marido el que tomaba unas pastillas anticuagulantes debido a una dolencia que padece.

Asimismo, aseguró que en la jarra que habitualmente utilizaba para beber agua durante la noche habían aparecido unos posos blancos y que el marido ante su insistencia por estos hechos le manifestó que era de la cal del agua. Por ello, los investigadores analizaron los residuos que contenían la jarra y determinaron que se había disuelto alguna sustancia en el agua.

Por los hechos expuestos anteriormente se procedió a la detención del progenitor, decretando el Juez de instrucción del Juzgado nº  2 de Barbastro (Huesca) el ingreso en prisión del detenido.

Durante los registros practicados por los agentes en el domicilio del ahora detenido se intervinieron 3 ordenadores con los que había accedido a numerosas páginas de contenido pornográfico e incluso habría buscado información sobre como abusar de sus hijos y evitar ser descubierto.

Asimismo, se inspeccionó la caseta de campo que poseía donde se localizó 26 detonadores pirotécnicos, 4 botes de gas lacrimógeno, dos espadas, un cuchillo de carnicero y una carabina de aire comprimido escondida tras un depósito.

Tras ser autorizado por el juzgado de guardia de Barbastro, se procedió a la destrucción del material explosivo localizado y el resto de armas han quedado en depósito, imputándole al detenido un delito de tenencia ilícita de explosivos.

En esta operación ha sido llevada a cabo por agentes del Equipo de Policía Judicial de Barbastro, y han contado con la colaboración del equipo Tedax y de un guía con perro detector de explosivos de la Comandancia de Zaragoza.


Leave a Reply

Your email address will not be published.