Banner-980x90-valors

La Guardia Civil desmantela en Alicante una banda que exportaba objetos robados a Argelia

2017-02-12_Bijouterie_01
image-448582
Se han recuperado más de 400 objetos, como teléfonos móviles de última generación, micrófonos, ordenadores, tablets, valorados en unos 100.000 euros

Se ha detenido a 17 integrantes de la red y se ha investigado a otros 2 por los delitos de robo con fuerza, receptación, hurtos y pertenencia a organización criminal

 La Guardia Civil, en la segunda fase de la operación “BIJOUTERIE”, ha desarticulado en Alicante una red dedicada a la compra de objetos robados, en su mayoría móviles, joyas, tablets, ropa, perfume para su posterior exportación y reventa en Argelia.

Se ha detenido a 17 personas y se ha investigado a otras dos, de entre 23 y 58 años y de nacionalidades española, argelina, boliviana, marroquí, ucraniana, búlgara, nigeriana, salvadoreña y paraguaya, por los delitos de robo con fuerza, receptación, hurtos y pertenencia a organización criminal. Asimismo, en los registros practicados se han incautado objetos robados valorados en unos 100.000 euros, así como 5.000 euros en efectivo.

La operación se inició tras detener el pasado mes de noviembre a 3 integrantes de una red que se dedicaba a cometer robos con fuerza en viviendas en la provincia de Alicante.
Tras analizar la información obtenida en dicha actuación, los agentes averiguaron que este grupo desarticulado contactaba con otro, liderado por 4 ciudadanos argelinos, para venderles la mercancía sustraída.
Por ello, la Guardia Civil estableció un dispositivo de vigilancia sobre esta red de receptadores revelando que este grupo desarrollaba su actividad criminal en los exteriores de comercios de segunda mano de la zona centro de la capital alicantina.
La organización tenía apostadas, durante todo el horario comercial, a varias personas en las inmediaciones de este tipo de locales que se encargaban de comprar objetos robados por delincuentes de toda la provincia. Además, a través de redes sociales mantenían contacto con pequeños delincuentes que les facilitaban mercancía “caliente” o algún objeto concreto que necesitaran.
Alguno de estos locales colaboraba con el grupo, facilitándoles los objetos de dudosa procedencia o desviándoles a clientes que no podían demostrar la procedencia de la mercancía que querían vender.
Cuando compraban alguno de estos productos a las puertas de las tiendas de segunda mano lo iban pasando de una persona a otra hasta lograr hacerlo llegar a uno de los domicilios de los integrantes de la red, para así no ser detectados en caso de algún control policial.

Contaban con “vigilantes” para detectar la posible presencia policial en la zona de actuación

Contaban con “vigilantes” que se encargaban de detectar la presencia policial cerca de las zonas donde operaban con el fin de poder avisar a los encargados de hacerse con la mercancía robada sin ser  descubiertos por los agentes.
También se ha podido conocer que en dos comercios de reparación de teléfonos móviles les reseteaban los dispositivos y otros útiles electrónicos sustraídos, cambiándoles incluso el número de IMEI para no dejar rastro y así poder reutilizarlos.
Utilizaban útiles para el pesaje de las joyas, así como ácidos, reactivos y lijas para realizar la prueba del oro a las piezas sustraídas y poder determinar ellos mismos la autenticidad y pureza de éstas, así como dispositivos láser y medidores para determinar el tipo de piedra preciosa o diamante y la pureza de éstos.
Todos los productos que conseguían eran trasladados posteriormente por una red de “mulas” a Argelia para su reventa.
Los cabecillas de este grupo ostentaban un gran nivel de vida, empleando para la ocultación y almacenaje de los efectos sustraídos un piso de lujo ubicado en el centro de Alicante contando, incluso, con conserje y servicio de video vigilancia.
Durante el registro de las cinco viviendas del grupo, dos tiendas de reparación de teléfonos móviles y dos tiendas de segunda mano, se han recuperado 5.000 euros en efectivo y más de 400 objetos robados, valorados en unos 100.000 euros, entre los que destacan teléfonos móviles de última generación, micrófonos, ordenadores, tablets, eBooks, teclados, ecualizadores, amplificadores, guitarras, cámaras fotográficas, televisiones, bicicletas eléctricas, relojes, joyas, ropa de marca, zapatos, perfumes, chaquetas.
Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción Nº 6 de Alicante.
La operación “Bijouterie” ha sido desarrollada por agentes pertenecientes al Área de Investigación de la Guardia Civil de San Juan de Alicante, que han contado con la colaboración de agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de El Campello y de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Comandancia de la Guardia Civil Alicante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.