La felicidad de hacer ejercicio

Valencia Noticias | Redacción.- Si los psicólogos recomiendan a sus pacientes con depresión que practiquen deporte será por algo. Hacer deporte y ser feliz van de la mano y la primera barrera que hay que superar es la pereza. La actividad deportiva es gratis, aporta un sinfín de beneficios para tu salud y te aleja del estrés. ¿A qué estás esperando?

Practicar deporte está cada vez más extendido. Cada día son más las personas que deciden dejar de lado el sedentarismo y pasar a la acción de forma escalonada. Los objetivos son muchos y variados, pero entre los principales se encuentran la necesidad de quitarse esos kilos de más, de solucionar algún tipo de problema de salud o incluso, los psicológicos, pues hacer deporte de manera habitual después del salir del trabajo permite a las personas desconectar y descargar adrenalina tras una jornada laboral que, en muchas ocasiones, consiste en estar sentado frente a un ordenador o, tal vez, atendiendo a clientes que no siempre son agradables y a los que hay que sonreír.

uno-de-los-deportes-que-mas-popularidad-ha-logrado-en-los-ultimos-tiempos-es-el-running

Uno de los deportes que más popularidad ha logrado en los últimos tiempos es el running.

El primer paso es comenzar

En este sentido, uno de los deportes que más popularidad ha logrado en los últimos tiempos es el running o lo que antes de los neologismos se conocía como salir a correr. Se trata de una actividad barata, pues se puede realizar al aire libre, o bien optar por hacerlo en una cinta ya sea en tu propio hogar o en un gimnasio; y que se puede realizar a diario dependiendo de tu estado de forma. Si sufres obesidad o tu intención es quitarte esa grasa sobrante y no estás acostumbrado a calzarte unas zapatillas y pisar cemento, arena de playa o la antedicha cinta, es mejor ser cauteloso.

Cauteloso en el sentido que muchas personas cuando deciden dar el paso y empezar a incluir en su vida hábitos saludables como una buena alimentación o la práctica de deporte, se precipitan y acaban con contratiempos que para nada son ventajosos para su salud. Por ello, si estás pensando en salir a correr debes tener presente que las lesiones están ahí, y que forzar a tus piernas que llevan tanto tiempo en desuso puede llevarte por el camino de la amargura si no sabes dosificar la energía. Así que lo ideal es comenzar con sesiones de corta duración e ir ampliando el tiempo progresivamente.

El correr es uno de los deportes más enriquecedores y beneficiosos si se realiza correctamente. En la web fsgt58.org hablan de cómo correr en cuestas y bajadas si eres un principiante o por si tal vez estás preparando una carrera, ya sea de 10 kilómetros o una maratón. Se trata de aprender a pisar bien la superficie escogida y verás que, si te acabas volviendo un adicto a esto del running, querrás conocer cada vez más nuevos horizontes. De igual manera llegarán las carreras y con ellas esa necesidad imperiosa de mejorar los tiempos. Sea como fuere, no te precipites.

Una salud de hierro

Como comentábamos, la práctica deportiva trae consigo una serie de beneficios que a la larga mejoran nuestro organismo y nuestro cuerpo, haciéndonos más resistentes a los esfuerzos, durando más en cada sesión y, en definitiva, sintiéndonos mejor con nosotros mismos. Llevar un estilo de vida donde hábitos como el fumar, el beber o la escasez de actividad deportiva no conduce a ninguna parte. En cambio, nadar, correr, jugar a fútbol, al tenis o al deporte que gustes, disminuye el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, presión arterial alta, niveles altos de colesterol… Todo son ventajas.

El bienestar que produce la práctica deportiva además es comparable a pocas cosas. Si eres de los que constantemente aplaza el hecho de salir a hacer deporte por pura pereza, te estás perdiendo un mundo y la posibilidad de reducir el estrés. Puedes elegir hacerlo solo o en compañía. En la calle o en un gimnasio. Siguiendo tu ritmo o el que un profesional te marque. Pero sea como sea, has de intentar vencer al demonio que te impide romper con los malos hábitos. Encuentra las zapatillas que mejor se adapten a ti, busca unos buenos auriculares deportivos como los que recomiendan en Tgusta.es y verás cómo poco a poco no vas a detenerte.

Según tu situación, podrás escoger un deporte u otro. Uno que sea en equipo o uno que puedas disfrutar en solitario. Incluso es conveniente que los puedas combinar. Por ejemplo, un par de veces a la semana puedes salir a correr y otros dos reunirte con tus amigos y echar un buen partido de fútbol. Lo bueno de hacerlo con gente a la que conoces es que el límite lo pones tú. Y que en muchas ocasiones, ese descanso que te pide tu cuerpo tras un par de duros sprints, puede significar ponerte bajo palos unos minutos. Al comienzo, como decimos, es preciso que midas tus esfuerzos.

Calentar para evitar lesiones

Por eso es imprescindible que antes de cada sesión deportiva que vayas a realizar te tomes muy en serio el calentamiento. Además de ayudar a despejar la mente, mejorará tu desempeño cuando comiences a realizar la actividad. El calentamiento permite también que tus músculos se vayan preparando para lo que se avecina, y sirve para que éstos obtengan más oxígeno y nutrientes. De cara al corazón, lo prepara para un incremento de la actividad y de las pulsaciones y sirve, sobre todo, para minimizar el riesgo de lesión por acelerones bruscos, golpes al estar fríos o malos gestos.

Dedicarle unos 15 minutos tanto antes como después, en forma de estiramientos, te permitirá deshacerte al día siguiente de las temidas agujetas y de los dolores por todo el cuerpo. Hay quienes por algún tipo de problema, como el visual o que lucen gafas, desechan la posibilidad de jugar a pádel o practicar un deporte grupal. En la Clínica Rahhal, expertos en oftalmología y salud ocular, ofrecen soluciones a este tipo de inconvenientes que no deberían serlo. Ya sea gracias a unas lentes de contacto que mejoren la experiencia o incluso a través de la cirugía refractiva, para quienes quieren dejar de lado las gafas, la mayoría de problemas pueden ser resueltos si deseas dejar atrás el sedentarismo.

Psicológicamente, el deporte también aporta muchas cosas. Además de lo ya comentado como la reducción del estrés, es posible que cuando lleves una buena temporada practicándolo notes una autoestima más alta, una mayor confianza en ti mismo e incluso te sientas más feliz. Y es que el ejercicio libera endorfinas, una maravillosa sustancia química que produce sensación de felicidad y euforia. Normalmente, son muchos los especialistas que recomiendan a pacientes con depresión o ansiedad hacer deporte. Imagina qué siente un atleta cuando llega a meta. O un delantero cuando marca un gol. Seguramente sea lo más parecido a la felicidad. Y ésta, desde luego no llega, si estás tumbado en el sofá.


Leave a Reply

Your email address will not be published.