La Ertzaintza desmantela un invernadero de plantación de marihuana en Soraluze e imputa a cuatro personas.

Se estima que habría llegado a producir 2.400 plantas

Investigaciones llevadas a cabo por agentes adscritos a la Ertzain-Etxea de Deba-Urola han permitido localizar en el municipio de Soraluze un pabellón industrial en el que se albergaba un invernadero de plantación a gran escala de marihuana. En base a los materiales y restos intervenidos, además de la superficie que ocupaba la infraestructura, se estima que la misma proporcionaba una producción media de 2.400 plantas por cosecha. Cuatro personas han sido imputadas por un delito contra la salud pública.

foto 2
image-213129

Una vez obtenida la correspondiente autorización judicial, el pasado viernes, agentes de la Ertzaintza accedieron al tercer piso del citado recinto industrial, donde confirmaron las sospechas al descubrir las instalaciones de una plantación ilegal de cultivo de marihuana. El solar, con cerca de cuatrocientos metros cuadrados de superficie y protegido con un sistema de vigilancia, estaba dividido en varios compartimentos destinados a la producción a gran escala de plantas de marihuana. La infraestructura contaba con todos los elementos necesarios para el cultivo de los plantones de cannabis. Entre ellos destacaba una estancia habilitada como semillero, dos invernaderos y dos salas equipadas con sistemas de iluminación, ventilación y riego controlado. Además para favorecer y acelerar el crecimiento de las plantas se utilizaban fertilizantes y hormonas de tipo vegetal. Se hallaron más de un centenar de lámparas eléctricas de calor, otros tantos transformadores, cerca de cuarenta ventiladores, varios deshumidificadores, una bomba de presión de agua y un controlador electrónico. Además, según se pudo saber con posterioridad, hacían un uso fraudulento en la red del suministro eléctrico

Si bien en el registro no se hallaron plantas de marihuana en proceso de crecimiento, si se localizaron los tallos cortados de numerosos plantones todavía en sus sacos de tierra. Un total de seiscientos sacos de tierra, cada uno de los cuales permitía el crecimiento de cuatro plántulas. Las investigaciones apuntan a que podrían haber sido unas 2.400 plantas las producidas antes de la intervención policial. En base a las averiguaciones realizadas, cuatro personas ligadas a la plantación ilegal intervenida eran imputadas como presuntos autores de un delito contra la salud pública.


Leave a Reply

Your email address will not be published.