La droga, uno de los principales azotes de la Comunidad Valenciana

diana-zarzoDiana Zarzo

Directora GNRD Spain

Hace ya tres años, desayunábamos con la noticia de que la ciudad de Valencia se situaba entre las cinco urbes europeas con mayor consumo de cocaína. La alarma que se generó entonces fue comedida. El estudio, llevado a cabo por varias universidades del continente y entre las cuales se encontraba la de Valencia, analizaba las aguas residuales de tan sólo 19 ciudades europeas. Una muestra menor que a simple vista no daba para muchas generalizaciones.

Sin embargo, ya en 2015 y con tres informes más a las espaldas – de entidades distintas y tomando mayor muestra –, Valencia sigue ostentando el dudoso honor de ser uno de los principales puntos de consumo de cocaína del Viejo Continente. Y por si fuera poco, el último en refrendar estos datos ha sido el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, una de las agencias descentralizadas de la Unión Europea.

Amberes, Ámsterdam, Londres y Barcelona son los núcleos urbanos que superan a Valencia en esta controvertida clasificación. En contra de lo que se podría pensar, la lógica que dicta que a mayor población, mayor probabilidad de consumo, parece no funcionar en este caso. A pesar de que nuestra ciudad y su área metropolitana constituyen una de las conurbaciones más pobladas de Europa, en este listado no aparecen otras grandes ciudades comunitarias como París, Roma, Madrid o Berlín.

Ante tal situación, podríamos llegar a pensar que algo está fallando. Y razón no nos falta. Sin ir más lejos, Valencia y la Comunidad Valenciana, en general, tampoco salieron muy bien paradas del último informe sobre narcotráfico del Ministerio del Interior. En él, nuestra región volvía a destacar por ser la autonomía con mayor incautación de cocaína y anfetaminas. Con más de 200.000 kilos requisados de ambas sustancias, la Comunidad volvía a ser señalada como uno de los principales puntos de entrada y de consumo de droga en España.

Mención aparte merecen los datos de tabaquismo y consumo de alcohol. Pese a que su uso está normalizado en la sociedad, en este apartado la Comunidad Valenciana sí parece tener datos para invitar al optimismo. Según el informe llevado a cabo por el Plan Nacional sobre Drogas, los valencianos se situaron por debajo de la media española en el consumo de ambas sustancias. Mientras que el 74% de los encuestados a nivel nacional afirmaron haber consumido alcohol durante el mes en el que se realizó el estudio, en nuestra región lo hizo el 72,3%. Un dato alto pero que rompe una lanza en favor de una región castigada por los informes. Por su parte, el número de fumadores también fue menor que la media, con un porcentaje del 40,7% frente al 43,8% nacional.

Pero a pesar de todo este mar de cifras, en su mayoría preocupantes, hoy, en el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, la intención no es otra que lanzar un grito al cielo para aunar esfuerzos y combatir este fenómeno.

Desde Global Network for Rights and Development pensamos que se debería hacer mayor énfasis en la educación de los más jóvenes para prevenir que el porcentaje de consumidores aumente con los años. Desde nuestro punto de vista, también creemos que se debería dotar de mayores recursos e importancia a las campañas de prevención, así como facilitar la ayuda profesional para aquellos que la soliciten.

Hablar de mejorar en la lucha contra el uso y tráfico de drogas no puede ser tabú. Peor sería hablar de una generación perdida, de una región que destaca por el buen clima y por ser uno de los principales puntos de distribución y consumo de estupefacientes de España y del Mediterráneo.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.