La DO Utiel-Requena expide un 6,9% más de contraetiquetas en 2016 

  • Un tercio de la superficie de viñedo de la Denominación de Origen son cultivos de viñas viejas de Bobal

La DO Utiel-Requena expide un viña vino vid más de contraetiquetas en 2016 
image-447595
El Consejo Regulador de la DO Utiel-Requena cierra el año 2016 con un total de 29.206.653 unidades de contraetiquetas vendidas, lo que supone un aumento de un 6,9 % en el envasado con respecto al año anterior. Este record histórico se debe “a la buena labor de todas las partes del sector vitivinícola de la zona: viticultores, enólogos y bodegueros“, comenta el presidente del Consejo Regulador, José Miguel Medina. “Afortunadamente, cada día son más las bodegas que apuestan firmemente por la marca de calidad de la Denominación de Origen Utiel-Requena, reconociendo el trabajo y el esfuerzo de todas las personas que formamos parte de este territorio”, expresa. Así, es motivo “de esperanza e ilusión de cara al futuro”.

Medina también valora el trabajo del equipo interno que forma el Consejo Regulador, desde donde “estamos difundiendo el nombre de Utiel-Requena hacia los ámbitos profesionales del mundo del vino y, también, al consumidor final, que debe estar informado de las cualidades y del verdadero origen del vino que está tomando en un restaurante o comprando en una tienda”. Cabe recordar que, dentro de la Comunidad Valenciana, la uva Bobal se cultiva exclusivamente en la zona de producción de la DOP Utiel-Requena.

El presidente añade el agradecimiento a la Mesa Sectorial del Vino Utiel-Requena por el “apoyo prestado en la defensa del territorio durante todo el 2016”, fundamental para la integridad de nuestra identidad territorial. En esta mesa se encuentran todos los organismos, entidades y organizaciones civiles que trabajan en la defensa y el desarrollo de nuestra comarca.

Viñas viejas de Bobal: valiosa herencia
Del total de hectáreas inscritas zona productiva de la Denominación de Origen Utiel-Requena (33.750 has.), un tercio corresponden a viñas viejas de Bobal, plantadas de 1900 a 1975 y que alcanzan las 12.564 hectáreas. “Se trata de una valiosa herencia de nuestros ancestros que debemos seguir potenciando y cuidando, porque esas viñas son la expresión de nuestra vitivinicultura”, concluye Medina.

Fotografía: de Territorio Bobal


Leave a Reply

Your email address will not be published.