La Diputación refuerza las inversiones sociales con 23 millones para centros de día y jubilados, colegios, residencias y ayudas básicas

Valencia Noticias | Redacción.- El Centro Ocupacional Hort de Feliu de Alginet es el ejemplo de la política para las personas que se ha convertido en eje prioritario para la Diputación de Valencia. La Corporación provincial ha destinado algo más de 30.000 euros para la rehabilitación y adecuación de un espacio que ocupa a personas con parálisis cerebral y otras patologías cerebrales, en el que se ofrecen seis talleres diferentes con actividades fundamentalmente artísticas y artesanales. Es una de las muchas aportaciones contempladas en un presupuesto social de 23 millones de euros que se ha incrementado pese al recorte estatal.

De las manos de los usuarios del Centro Ocupacional de Alginet salen, por ejemplo, los mosaicos que decoran parte de las instalaciones de una conocida cadena de supermercados valenciana. “Esta es su vida, aquí son felices y tienen tareas estimulantes que hacer todos los días”, explica Pepe Ramírez, director del Centro Hort de Feliu de Alginet, quien destaca igualmente el retorno al centro de “muchos usuarios que han vuelto al retirar el actual gobierno autonómico el copago que decretó el anterior”.

Visita de Rodríguez a la Residencia Aguas Vivas.

Visita de Rodríguez a la Residencia Aguas Vivas.

El centro ocupacional de Alginet es sólo uno de los 17 centros sociales de las comarcas valencianas que este año han recibido ayuda directa de la Diputación para reformar, adecuar o ampliar sus instalaciones. En total se ha invertido medio millón de euros en estas mejoras en centros de día, residencias, centros ocupacionales y locales de amas de casa o jubilados.

Además de Alginet, la Corporación ha invertido 60.000 euros en los centros para personas mayores de Llombai, Faura, Olocau y Picassent; 50.000 euros en el centro educacional para mayores y jóvenes de Alfarp y el centro social de Beniparrell: así como intervenciones de mejora en residencias, centros de día y clubs de convivencia de Guadassèquies, Cullera, Benigànim, Jarafuel, Rafelcofer, Vilamarxant, Domeño, Rafol de Salem, Beniarjó y Xeresa, en este último caso con una ampliación muy celebrada por los usuarios de las instalaciones que utilizan tanto los jubilados como las amas de casa.

En palabras del presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, estas inversiones “van destinadas a mejorar las instalaciones de dependencias que ayudan directamente a las personas o bien sirven como lugar de encuentro y sociabilización”. Rodríguez ha destacado la transversalidad de estas aportaciones, que alcanzan a 17 municipios de varias comarcas, y ha insistido en la hoja de ruta de la Diputación que preside, con obras “quizá menos espectaculares pero muy necesarias para las personas y que realmente dan respuesta a sus problemas”.

Por su parte, la diputada de Bienestar Social, Mercedes Berenguer, ha explicado que “estas mejoras en más de una quincena de municipios sirven para resolver reivindicaciones en algunos casos históricas, y todas tienen en común que van en beneficio de colectivos de personas mayores, con algún tipo de dependencia o socialmente desfavorecidas”.

Nuevas líneas sociales y más ayuda básica

En el presupuesto de la Diputación de Valencia para 2017 no sólo se incrementa en 3,1 millones la partida para ayudas de primera necesidad e inclusión social que se conceden a través de los ayuntamientos, con 9,5 millones de euros, sino que aparecen nuevas líneas de inversión para el mantenimiento de colegios públicos de los municipios valencianos, con 7 millones de euros, y la creación de 4 centros sociales en Llíria, Paterna, Sueca y Carcaixent, con 5,6 millones de euros.

En el apartado social también se enmarcan la dotación para el Hospital General y las aportaciones al Psiquiátrico de Bétera, el Instituto Valenciano de Audiofonología (IVAF), y las escuelas agrícolas y forestales que dependen del área de Bienestar Social, Salud y Educación que dirige Mercedes Berenguer.

Además, la Corporación provincial ha destinado una línea con una dotación de 212.000 euros para la adaptación de siete vehículos de otras tantas asociaciones de discapacitados con sedes en la provincia. Esta partida sirve, en palabras de Berenguer, para “solucionar el problema del desplazamiento de los pacientes”.

Por último, cabe añadir las distintas subvenciones concedidas directamente a entes y centros sociales, caso de la residencia Aigües Vives de Carcaixent, donde la Diputación ha invertido 120.000 euros para seguir avanzando en la rehabilitación de unas instalaciones que presentaban un importante deterioro. Con esta ayuda se pretende garantizar el servicio que la residencia presta a casi un centenar de usuarios.


Leave a Reply

Your email address will not be published.