La broma más cruel de la historia: rodeada por zombies en el subte