El dictador Kim Jong-un emitió la amenaza ante la preparación de las flotas norteamericanas para los juegos anuales de guerra con sus aliados de Corea del Sur, consigna Daily Mail.

El presidente Barack Obama ordenó el despliegue estratégico de bombarderos B-1 a Guam, una medida que enfureció al líder norcoreano.

“La situación en la península coreana está entrando en una etapa muy peligrosa debido al continuo interés de Estados Unidos en incrementar la capacidad de sus armas nucleares destinadas a Corea del Norte”, señaló el régimen en un comunicado.

“En el caso de los Estados Unidos… si se atreve a dar un paso demente, todas las bases militares estadounidenses en la región de operaciones del Pacífico, incluyendo la isla de Guam, no escaparán a la destrucción por el ataque integral y real de nuestro ejército”, agregó.

Corea del Norte acusó a Estados Unidos de planear un ataque contra su país, luego del despliegue de bombarderos en el Pacífico, por primera vez en una década.

Washington, en cambio, aseguró que se trató de una operación “de rutina”.

Este miércoles el Ministerio de Unificación de Corea del Sur informó la deserción del número dos de la embajada de Corea del Norte en el Reino Unido, Thae Yong Ho, quien huyó a Corea del Sur.