jack-el-destripador-1920

Los investigadores vuelven a reflotar la teoría surgida en 1993 de que el asesino sería un mercader de algodón de Liverpool (Hulton Archive)

El caso de Jack el Destripador, el asesino victoriano que esparció el caos y el temor en Londres entre 1888 y 1891, sigue inspirando libros, películas y otras expresiones artísticas.

Mientras que su identidad continúa siendo uno de los misterios más fascinantes del periodismo policial, ahora un grupo de investigadores cree haber logrado develarlo tras probar la autenticidad de un diario de la época descubierto hace 25 años, según informó el periódico británico The Telegraph.

Se trata del texto privado de un mercader de algodón de Liverpool, James Maybrick, unas 9.000 palabras en las que confiesa los brutales asesinatos de cinco mujeres en el East End de Londres, así como de una prostituta en Manchester.

jack el destripador carta

El final del diario de James Maybrick, en el que firma como Jack el Destripador

Al final, firma con una declaración que parece hasta demasiado perfecta: “Doy el nombre por el que todos ustedes me conocen, para que la historia pueda saber lo que el amor hace con un hombre nacido como caballero. Su servidor, Jack el Destripador“.

Tras su publicación en 1993, expertos en el personaje lo estudiaron a fondo y comenzaron a dudar de su autenticidad y a considerarlo un fraude muy sofisticado.

El diario fue ofrecido para su publicación por Mike Barrett, un vendedor de chatarra de Liverpool, que dijo haberlo adquirido a través un amigo de su familia, Tony Deveraux, muerto hace tiempo.

jack-el-destripador-SF-4

Buce Robinson, experto en el caso que investigó durante más de 20 años la autenticidad del presunto diario del asesino (Telegraph/Christopher Jones)

Investigadores liderados por Bruce Robinson pasaron años estudiando el volumen y ahora creen haber hallado evidencia para probar que, efectivamente, el texto es genuino.

Robert Smith, quien publicó las memorias en aquel momento y ahora acaba de presentar la presunta evidencia de su autenticidad en el libro 25 años del diario de Jack el Destripador: los hechos verdaderos, alega que Robinson encontró que los asesinatos dejan un rastro que lleva hacia la casa de Maybrick en Liverpool.

El mercader, muerto en 1889, un año después de los crímenes de Whitechapel, un distrito pobre de Londres, atribuidos a Jack el destripador, vivía en una casa grande en Aigburth, un suburbio de Liverpool.

En 1992 una firma de electricistas estaba realizando una renovación, encontraron el documento y contactaron a Barrett, un escritor y personaje conocido en los bares de Liverpool, quien enseguida llamó a la agente literaria londinense Doreen Montgomery y le dijo: “Tengo el diario de Jack el Destripador, te interesa?”.

Tras la publicación muchos argumentaron que Barrett podría haber sido el escritor del libro, pero Smith señaló que “no era muy literario y la idea de que fuera capaz de producir una falsificación tan sofisticada y creíble no es ni remotamente posible”.

Pero la situación se complicó cuando el mismo Barrett firmó una confesión en 1995 de que había creado todo, para luego retractarse por completo.

jack-el-destripador-SF-6

El acaudalado mercader de algodón James Mabrick vuelve a convertirse en el principal sospechosos de haber sido Jack el Destripador

Y los electricistas que habrían hallado el texto también negaron haberlo hecho, aunque sus narrativas del presunto día del hallazgo se contradicen entre sí, agregando aún más misterio.

Smith sigue convencido, sin embargo. “Nunva tuve dudas de que el documento es real y que fue hallado en esa casa. Eso convierte a Maybrick en un sospechoso principal y el más probable culpable. Pero las disputas por la identidad de Jack el Destripador bien podrían seguir durante 100 años más”, dijo al Telegraph.