Importante repunte del número de niños refugiados y migrantes que viajan por Europa Quiénes son y qué hacemos por los más vulnerables

Los líderes europeos cruzaron amenazas y reprimendas el sábado, mientras miles de inmigrantes y refugiados seguían acumulándose en los Balcanes, antes de un encuentro en el que la Unión Europea buscará el domingo acordar medidas urgentes para lidiar con la crisis. En la imagen, un miembro del Ejército esloveno observa a los inmigrantes caminando hacia la frontera austriaca cerca de la localidad de Sentilj, en Eslovenia. 24 octubre 2015. REUTERS/Leonhard Foeger
image-260900

UNICEF ha identificado cinco grupos vulnerables entre los niños refugiados y migrantes, que han alcanzado una cifra récord -700 niños al día demandan asilo en Europa-, y está planificando acciones específicas para abordar sus necesidades.

Desde el verano, el número de niños y mujeres ha ido aumentando de manera constante, y no parece que vaya a parar con la llegada del invierno. No solo hay un número total de niños solicitantes de asilo sin precedentes -214.000 entre enero y septiembre de este año, según los últimos datos del Eurostat- sino también de niños en tránsito. En junio, uno de cada diez refugiados y migrantes que se registró en la antigua República Yugoslava de Macedonia tras cruzar la frontera con Grecia a través de Gevgelija, era un niño. En octubre, los niños suponían ya uno de cada tres refugiados y migrantes registrados en la misma frontera.

“Los jóvenes están decididos a lograr una vida mejor, pero su futuro está en juego mientras atraviesan Europa. No podemos decepcionarles”, dijo Marie-Pierre Poirier, coordinadora especial de UNICEF para la crisis de refugiados y migrantes en Europa. “La cuestión fundamental es: ¿estamos preparados para esto, es Europa adecuada para este propósito, seremos capaces de dar a estos niños el futuro por el que están arriesgando sus vidas?”.

Solo en Suecia, el número total de niños no acompañados que piden asilo es mayor que el total del año pasado en toda Europa: 24.000 niños no acompañados han solicitado asilo allí.

El gobierno, UNICEF, ACNUR, Cruz Roja, los trabajadores humanitarios y los trabajadores sociales nacionales están realizando las siguientes acciones, que necesitan intensificarse de manera urgente:

  1. Bebés y niños pequeños- Se necesita una rápida preparación para el invierno, para prevenir enfermedades y muertes; evitar cambios repentinos e impredecibles de los procedimientos en las fronteras.
  2. Niños con discapacidades y necesidades especiales- Tanto si son discapacidades físicas como psíquicas, estos niños necesitan instalaciones adecuadas y servicios especializados.
  3. Niños perdidos- Para evitar que los niños queden separados de sus familias o cuidadores durante el viaje, proporcionar un seguimiento adecuado a través de los oficiales de protección infantil e intérpretes, y usar un código de seguimiento para familias.
  4. Niños que quedan atrás- Los niños que no tienen los medios económicos, contactos o redes de apoyo para conseguir el dinero, son presa de los traficantes y bandas criminales y están expuestos a la violencia, el abuso sexual y la explotación; necesitan un cuidado y protección urgentes, como un tutor cualificado, designado por los sistemas de bienestar infantil.
  5. Adolescentes no acompañados- En su mayoría son chicos de entre 14 y 17 años, muchos de ellos de Afganistán, que no quieren ser identificados como niños no acompañados o separados. Que continúen su viaje, y así evitar más daños, podría atender a su interés superior. UNICEF aboga por medidas que aumenten su seguridad en los centros de alojamiento donde permanecen durante meses mientras esperan que sus demandas de asilo sean procesadas (baños separados, iluminación adecuada, personal las 24 horas los 7 días de la semana).

La crisis de refugiados y migrantes es diferente a cualquier otra, y plantea retos únicos a los programas para niños y familias que están viajando, ya que a veces pasan simplemente unas horas en los centros de tránsito. La crisis implica dificultades para quienes les están ayudando en su viaje y protegiéndoles contra el abuso y la violación de sus derechos.

“Cuando los países progresan y se convierten en miembros de la Unión Europea con un Producto Interior Bruto fuerte, se crea la idea de que ya no necesitan ayuda, pero la crisis de refugiados y migrantes están cambiando Europa y el modo en el que actuamos”, dijo Marie-Pierre Poirier. “Refugiados y migrantes, todos los niños necesitan protección. En UNICEF estamos preparados para intensificar nuestra colaboración con los gobiernos según lo requieran, mientras nos adaptamos a esta crisis cambiante e impredecible”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.