Huelga general de 48 horas en Grecia contra la reforma fiscal y de las pensiones

 

Twitter
image-365864

Twitter

Los sindicatos griegos han convocado una huelga general de 48 horas para este viernes y sábado en protesta contra la polémica reforma fiscal y de las pensiones, que debatirá en sesión plenaria el Parlamento heleno en los próximos días.

Se trata de la segunda huelga general de este año, tras la del pasado 4 de febrero que paralizó el país con manifestaciones multitudinarias, y la cuarta que se convoca bajo el Ejecutivo de Syriza.

“El Gobierno intenta tomar por sorpresa a la sociedad con la votación de las reformas de pensiones y fiscal durante el fin de semana“, ha denunciado en un comunicado la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE), el sindicato mayoritario del sector privado, que ha acusado al Ejecutivo de dar un “golpe parlamentario” y ha llamado a los trabajadores y jubilados a participar masivamente en las manifestaciones contra las reformas.

También ha convocado una huelga para ambas jornadas el sindicato de los funcionarios ADEDY “contra los impuestos insoportables e injustos que el Gobierno impone a los trabajadores y al pueblo“.

Por su parte, los agricultores, que en enero y febrero bloquearon las carreteras del país durante seis semanas para protestar contra las reformas, han anunciado una manifestación frente al Parlamento para el domingo.

Los trabajadores de la Marina mercante convocan una huelga de cuatro días

A su vez, los trabajadores de la Marina mercante han convocado una huelga de cuatro días en todo tipo de barcos desde las 06:00 hora local de este viernes hasta las 06:00 del martes 10 de mayo.

A la protesta se sumarán también los periodistas, cuyo sindicato, POESY, había anunciado que participaría en toda huelga convocada por GSEE y ADEDY. “La decisión está tomada, queda decidir sobre los detalles”, ha explicado a Efe el presidente de POESY, Dimitris Kubiás.

La reforma de las pensiones que quiere aprobar el Gobierno forma parte del tercer paquete de rescate a Grecia, y con ella se pretenden ahorrar 1.800 millones de euros anuales a través de recortes de las pensiones suplementarias e incrementos de las cotizaciones de trabajadores y de empresas.

La reforma fiscal contempla incrementos del impuesto sobre la renta con el objetivo de aumentar los ingresos de Estado por valor de 1.800 millones anuales, mientras que otra ley, aún no presentada al Parlamento, prevé un incremento del IVA -del 23% al 24%– y de otros impuestos indirectos para ingresar otros 1.800 millones al año.

El objetivo de este paquete de medidas es conseguir un superávit primario del 3,5% del producto interior bruto en 2018, según está previsto en el tercer plan de rescate acordado entre Atenas y sus acreedores el pasado verano.


Leave a Reply

Your email address will not be published.