Unas 40.000 personas colmaron el Independence Mall de Filadelfia el lunes en un mitin por Hillary Clinton, con su esposo Bill, el presidente Barack Obama y su esposa Michelle a su lado, el último antes de las elecciones del martes en las que el país elegirá a un nuevo presidente.

La candidata demócrata comenzó diciendo que “sabemos bien quien es mi oponente, la verdadera pregunta que debemos hacernos es, ¿qué clase de país queremos ser?“.

La ex Secretaria de Estado aseguró también que “los mejores tiempos de Estados Unidos están aún por delante”, en referencia al slogan de sus contrincante republicano de volver a hacer al país grande.

“Voy a gobernar para demócratas, republicanos, independientes, no sólo para quienes votaron por mí”, señaló y sobre el final dijo: “Dentro de muchos años, quiero que puedan decir que votaron por unos EEUU donde se construyeron puentes y no muros”.

Antes de que subiera al escenario, la actual primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, había dicho que “nosotros tenemos el poder para llevarla a Hillary Clinton a la presidencia de los EEUU” y que las elecciones eran un día para “volver a hacer historia”.

“Con Barack sentimos que tenemos la responsabilidad de dejarles un líder que los merezca”, agregó.

Cuando llegó el momento del actual presidente, Barack Obama pidió que no lo escuchen a él, sino “que escuchen a los republicanos que se niegan apoyarlo”, en referencia al republicano Donald Trump.

La candidata demócrata dijo que las elecciones eran para “volver a hacer historia” (AFP)

“Hillary Clinton va a cumplir y va a hacer, no sólo va a tuitear”, consideró, antes de anunciar la llegada de la candidata.

La concurrencia en el estado de Pensilvania marcó un nuevo récord para Clinton, luego de un mitin en Ohio con 18.500 personas, dijo el vocero de su campaña a periodistas que viajan con la candidata.

Los rockeros Bruce Springsteen y Jon Bon Jovi también integraron el programa del evento, uno de los últimos de la agenda de la candidata demócrata a la Casa Blanca, en el último día de campaña.

Al iniciar este lunes el último día de campaña, Clinton, de 69 años, se comprometió a trabajar por la unión nacional, en caso de convertirse en la primera mujer presidente de Estados Unidos.

“Tengo mucho trabajo para unificar al país. Realmente quiero ser la presidenta de todos, de las personas que votaron por mí y de las personas que han votado contra mí”, dijo una sonriente Clinton a la prensa no muy lejos de su casa en Chappaqua, cerca de Nueva York.

De acuerdo con Clinton, los electores deberán escoger entre “la división o la unidad, entre un liderazgo firme y fuerte o una bala perdida”.