Gino Flaim Sacerdote italiano justificó la pederastía: “Hay niños que buscan afecto”

La Iglesia suspendió a Gino Flaim por estas declaraciones concedidas a un canal de televisión. El religioso aseguró que “puede entender” los abusos, “pero no la homosexualidad”

0013504382

El sacerdote italiano Gino Flaim, es ayudante de un párroco en Trento (norte de Italia)

El sacerdote italiano Gino Flaim, ayudante de un párroco en Trento (norte de Italia), fue sancionado no bien se difundieron sus polémicas declaraciones. La archidiócesis de la región le quitó su cargo de colaborador pastoral y el derecho a predicar.

He estado mucho con niños, los conozco, y sé que por desgracia hay algunos que buscan afecto porque no lo tienen en casa y pueden encontrar a algún sacerdote que cede“, aseguró el sacerdote en una entrevista emitida este martes por la cadena de televisión La7. “La pedofilia puedo entenderla, la homosexualidad no lo sé”, sentenció

Cuando la periodista le preguntó si creía que “los niños sin un poco la causa” en los casos en los que religiosos cometen abusos contra menores, Flaim respondió que “en buena parte sí”. El religioso opinó que “quien vive estas situaciones, pedofilia u homosexualidad, experimenta cierto sufrimiento, creo yo, porque se ven diferentes al resto”.

Tras esas polémicas declaraciones, la archidiócesis de Trento infromó que “se desvincula plenamente” de esas opiniones y que Flaim “expresó argumentos que no representan de ninguna manera la posición de la archidiócesis y el sentir de toda la comunidad eclesial”.

En su última gira papal, en Estados Unidos, Francisco Los sacerdotes pederastas son la “vergüenza” de la Iglesia . En aquella oportunidad, en un oficio religioso con asistencia del clero, religiosos y religiosas estadounidenses, el Pontífice reconoció que “han sufrido mucho a causa de la vergüenza provocada por tantos hermanos que han herido y escandalizado a la Iglesia en sus hijos más indefensos”.

En junio pasado, el Papa además creó un tribunal contra obispos que protejan pederastas. La decisión representó el mayor paso que ha tomado al Vaticano para llamar a cuentas a los obispos. Ninguno ha sido removido de su cargo por proteger a sacerdotes culpables de abuso, aunque en abril Francisco aceptó la renuncia de un obispo estadounidense quien fue condenado por no informar acerca de un presunto abusador de menores.


Leave a Reply

Your email address will not be published.