Francisco Cantos Viñals, elegido nuevo Decano del Colegio Notarial de Valencia

foto-nuevo-decano-notarios-francisco-cantos
image-435847
En las elecciones notariales celebradas ayer, Francisco Cantos Viñals ha sido elegido decano del Colegio Notarial de Valencia para los próximos cuatro años.

Cantos es hijo y padre de Notario. Nació en Pola de Allande (Asturias) en 1959, se licenció en Derecho por la Universidad Central de Barcelona y opositó a notarías bajo la dirección del notario, por aquel entonces de Reus, Javier Cuevas Castaño. Ingresó en el notariado por Moral de Calatrava (Ciudad Real), sirviendo posteriormente las plazas de Carcaixent y Alzira, en Valencia. De forma ininterrumpida desde 1987, el nuevo Decano ha sido notario ejerciente en la Comunidad Valenciana. En la actualidad, Francisco Cantos es notario de Valencia y censor quinto de la anterior Junta Directiva del Colegio Notarial de Valencia, así como Patrono Delegado de la Fundación Notarial para la Mediación y el Arbitraje de la Comunidad Valenciana, “Solutio Litis”.

De esta forma, tras el resultado de las elecciones de ayer, la nueva Junta Directiva queda integrada por Francisco Cantos Viñals, notario de Valencia (decano); Delfín Martínez Pérez, notario de Alicante (vicedecano); Ubaldo Nieto Carol, notario de Valencia (censor primero); Ana María Más Mayor, notario de Xirivella (censor segundo); José Barrera Blázquez, notario de Teulada (censor tercero); Alejandro Pérez Martínez, notario de Petrer (censor cuarto); María José Serrano Cantín, notario de Vinaròs (censor quinto); José Vicente Malo Concepción, notario de Castellón (tesorero) y José María Cid Fernández, notario de Alboraya (secretario).

Durante estos próximos cuatro años, la nueva Junta tiene como objetivo principal seguir abriéndose a la sociedad, siendo las nuevas tecnologías la pieza fundamental, intensificando asimismo la presencia del Notariado en los distintos ámbitos sociales, para garantizar ante todo la seguridad jurídica, así como ofrecer el mejor asesoramiento y servicio público al ciudadano

En el período comprendido entre enero y octubre de este año, 617.086 ciudadanos acudieron a los 339 notarios de esta Comunidad (45 notarios en Castellón, 166 en Valencia y 128 en Alicante). En concreto, la población acudió al notario en este periodo para cuestiones como la compraventa de inmuebles, testamentos, constitución de sociedades, adjudicación de herencias, donaciones, capitulaciones matrimoniales, bodas y divorcios, poderes, pólizas y actas, entre otros servicios notariales.

 Función del notario

 El notario es un funcionario público que ejerce en régimen profesional. Controla la legalidad y es un pilar básico del sistema de seguridad jurídica preventiva español. Tiene el deber de asesorar imparcialmente, interpretar, configurar y autentificar con arreglo a la ley la voluntad de las partes, que recoge en la escritura pública. Por eso el Estado atribuye a la escritura importantes efectos: tiene valor probatorio, ejecutivo y legitimador.

 

Los notarios en España, más de 2.800, están repartidos geográficamente por todo el territorio español, incluso en localidades muy pequeñas, con el fin de garantizar este servicio público. Los ciudadanos tienen el derecho de elegir al notario que prefieran. El colectivo notarial está organizado por Colegios, uno por Comunidad Autónoma, que les apoyan en su función y al tiempo controlan su actuación. Los decanos de estos 17 colegios integran el Consejo General del Notariado, que representa al colectivo a nivel nacional. Los notarios dependen jerárquicamente de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN), del Ministerio de Justicia.

 

Los ciudadanos acuden al notario en momentos muy importantes de su vida: las notarías son observatorios de la realidad del país. Se acude al notario para: comprar o vender un inmueble; contratar un préstamo hipotecario o personal; constituir una sociedad; hacer testamento; heredar, hacer una declaración de herederos abintestato; donar; proteger jurídicamente a un hijo discapacitado; otorgar capitulaciones matrimoniales; otorgar un poder; redactar un acta; hacer una póliza; nombrar tutores; gestionar arrendamientos; formalizar convenios de separación; ejercer retractos, etc.

 

El asesoramiento ofrecido por parte del notario a la ciudadanía es imparcial y gratuito y, junto a la libertad de elección del notario, hace posible que los ciudadanos con menor nivel adquisitivo y sin experiencia en temas legales accedan a un servicio de las mismas características y garantías que el resto. Los honorarios de los notarios están determinados y controlados por el Estado, por lo que todos cobran lo mismo por idéntico servicio. Los notarios han sido positivamente valorados por su colaboración con las autoridades en materia de prevención del blanqueo de capitales y por su permanente actualización y mejora de conocimientos.


Leave a Reply

Your email address will not be published.