Filipinas hizo públicas este miércoles unas fotografías que, según el gobierno de Manila, demuestran que China está construyendo en secreto una isla en el mar de China Meridional.

Según un mapa que el Gobierno de Filipinas envió junto con las fotos, los barcos, algunos de ellos de los Guardacostas de China, se sitúan en los alrededores del atolón de Scarborough, a unos 200 kilómetros de la costa filipina y que Manila afirma que pertenece a su zona económica exclusiva.

Las imágenes fueron difundidas por el gobierno filipino pocas horas antes de una reunión entre los dirigentes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y el primer ministro chino Li Kequiang en la cumbre de la ASEAN que se celebra en Laos.

La publicación de las fotos, enviadas a los medios, se produce pocos días después de que Filipinas anunciara su “preocupación” tras haber localizado numerosos barcos en la región.

“Tenemos motivos para creer que su presencia es un preludio a actividades de construcción sobre el arrecife”, declaró a la AFP el ministro de Defensa filipino, Arsenio Andolong.

“Mantenemos la vigilancia y supervisión de su presencia y sus actividades, que son inquietantes”, agregó.

El pasado viernes, el presidente filipino Rodrigo Duterte también se mostró consternado por los informes que dijo estar recibiendo sobre la posibilidad de que los chinos hayan retomado la construcción de infraestructuras militares en el atolón de Scarborough.

China niega cualquier construcción en este arrecife con una gran importancia estratégica.

Tanto el presidente de Filipinas como el primer ministro de China, Li Keqiang, asisten hoy miércoles a la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Vientián.

Sin embargo, Duterte ha afirmado que no tratará el conflicto territorial con Pekín sobre el mar de China Meridional durante la reunión.

China reclama casi la totalidad de este espacio marítimo por el quecirculan cada año mercancías por un valor de 5 billones de dólares (4,5 billones de euros), y que contiene grandes caladeros de pesca ypotenciales yacimientos de petróleo y gas. 

La Corte de Arbitraje de La Haya falló el pasado julio a favor de Filipinas y desestimó las reclamaciones históricas en el mar de China Meridional de Pekín, que rechazó la decisión y la tachó de “nula e ilegal”.

Pero también Filipinas, Vietnam, Malasia o Brunei tienen reivindicaciones territoriales sobre esa zona. Todos estos países son miembros de ASEAN y su posición hacía la superpotencia es ambivalente: por un lado aprovechan de los beneficios de su poderosa economía -China es la más grande fuente de turistas de la región-; por otro, su crecimiento genera temores y desafíos.

Los incidentes entre guardacostas y pescadores se han repetido en los últimos años en esta zona, junto a una creciente militarización por la construcción por parte de China de instalaciones de uso militar en diversos islotes.