La infanta Cristina explica que entró en Aizoon porque se lo pidió Urdangarin y confiaba en él

Agencias La infanta Cristina se ha desvinculado de la gestión de Aizoon, la empresa que compartía al 50% con su marido, Iñaki Urdangarin, y ha explicado que si entró en la sociedad fue porque este se lo pidió y confiaba en él, durante su declaración como acusada como cooperadora de dos delitos fiscales ante el tribunal del caso Nóos. La exduquesa de Palma ha señalado, además, que era su esposo el que “se encargaba de las gestiones económicas de la familia” y ha asegurado que “de ninguna de las maneras” hubiera aceptado entrar en la sociedad para servir de “escudo fiscal” ante Hacienda.

La infanta se ha amparado en la confianza que tenía en su esposo -confianza que ha convertido en leit motiv de su declaración- para desvincularse de las actividades económicas de Urdangarin en una declaración que ha durado poco más de una hora y en la que solo ha respondido a las preguntas de su abogado Pablo Molins. Entró en Aizoon porque confiaba en él, firmaba los documentos que él le pasaba -como las actas de las juntas- porque confiaba en él y en sus asesores y esa confianza, ha señalado, la mantiene a día de hoy.

“Yo confío plenamente en él, confío en su inocencia y estoy convencida de que ha estado bien asesorado”, ha señalado cuando le han preguntado si conocía que Urdagarin está acusado de usar Aizoon como empresa pantalla.

Yo confío plenamente en él, confío en su inocencia y estoy convencida de que ha estado bien asesorado

La infanta, que ha sido la última de los 17 acusados del caso Nóos en declarar ante el tribunal, está acusada como presunta cooperadora de dos delitos fiscales que Urdangarin habría cometido supuestamente al defraudar cerca de 340.000 euros de IRPF en sus declaraciones de 2007 y 2008 a través de Aizoon.

La acusación popular, ejercida por Manos Limpias, pide ocho años de cárcel para la infanta Cristina, mientras que la Fiscalía la considera solo partícipe a título lucrativo por haberse beneficiado de los fondos que Urdangarin habría defraudado a través de Aizoon y ha fijado una fianza civil de más de 580.000 euros a pagar de forma solidaria con su esposo.

La infanta sobre su entrada en Aizoon: “Me lo pidió mi marido y yo acepté”

La infanta Cristina he explicado que su marido creó Aizoon para “canalizar sus ingresos profesionales” y que ella entró en la empresa porque él se lo propuso. “Me lo pidió mi marido y yo lo acepté”, ha explicado la infanta, que ha añadido que “por supuesto” se asesoró con el entonces secretario de las infantas, Carlos García Revenga, que a su vez preguntó a Federico Rubio, asesor fiscal de la Casa de Su Majestad el Rey.

Si me hubieran propuesto entrar en Aizoon para ser escudo fiscal, no lo hubiera aceptado nunca

Preguntada por si el objetivo de que ella estuviera en Aizoon era servir de “escudo fiscal” la infanta ha sido tajante: “De ninguna de las maneras. Si me lo hubieran propuesto no lo hubiera aceptado nunca”. La hermana del rey cree, además, que “en su situación”, como miembro de la familia real, hubiera sido “sometida a mayor transparencia y mayor control por parte de la Administración”.

3509400

La infanta Cristina se desvincula de la gestión de Aizoon y asegura que no hubiera permitido ser un “escudo fiscal”

Se desvincula de la gestión de Aizoon

Doña Cristina de Borbón ha explicado que era Urdangarin el que se “encargaba de las gestiones económicas” y que ella, además de compartir el cuidado de sus hijos con su esposo, tenía su propio trabajo, que compaginaba con los actos de representación de la Casa Real como infanta.

“No participé ni en la administración ni en la gestión de Aizoon ni realicé ningún trabajo” para esta empresa, ha subrayado la infanta que también ha asegurado que “nunca” supo cuáles eran los ingresos y gastos de la sociedad. “Solo sé que [Urdangarin] canalizaba sus ingresos de consultoría y asesoramiento a través de ella. No sé más”, ha añadido. Asegura que “nunca” hablaban de estas cuestiones porque no eran temas que le interesaba hablar con él y porque estaban “muy ocupados” con el cuidado de sus hijos, entonces muy pequeños.

La acusada ha explicado que no tenía firma ni poderes en Aizoon, que no tenía acceso a las cuentas, que la tarjeta VISA a su nombre la “custodiaba” su marido y que ella no recuerda haberla usado, que no recibía extractos bancarios de la empresa y que “nunca” dio instrucciones a nadie sobre esta entidad.

No participé ni en la administración ni en la gestión de Aizoon ni realicé ningún trabajo

Sobre el hecho de que su firma apareciera en el contrato de “autoalquiler” del palacete de Pedralbes, su vivienda, como sede social de Aizoon, la infanta ha señalado que “debió de ser una equivocación” porque ella no podía firmar en nombre de la empresa.

También ha negado que conociera que el servicio doméstico de su casa estaba contratado a través de Aizoon y ha negado que se pagara a estas personas en negro: “Rotundamente no”. Al respecto ha explicado que después de que una empresa les hiciera una primera selección ella participaba para dar su visto bueno pero que en ese momento se desvinculaba. Por eso, argumenta, desconocía “el tipo de contrato que se les hizo y cómo se les dio de alta en la Seguridad Social”. De ello se encargaba su marido y sus asesores.

“Era mi marido el que se encargaba de los gastos familiares”

La infanta Cristina ha negado también conocer que había gastos familiares que se estaban cargando a Aizoon y ha negado haber intervenido en este sentido. Preguntada expresamente por los viajes cargados a la sociedad que tenía en común con Urdangarin la infanta ha insistido: “Yo no pagué esos viajes, los pagó mi marido. Desconozco cómo se hizo, era mi marido el que se encargaba de los gastos familiares”. También ha negado haber entregado tickets a la secretaria de su marido o a sus escoltas.

La hermana del rey Felipe VI ha explicado que hacían por separado sus declaraciones de la renta, que a ella le asesoraba Federico Rubio y que su marido tenía sus propios asesores. La infanta ha negado también que ella o su marido hayan tenido alguna vez cuentas en paraísos fiscales y ha señalado que ahora tiene una cuenta en Suiza porque vive allí y es una cuenta declarada.

El interrogatorio de la infanta ha arrancado este jueves pasadas las seis de la tarde. La exduquesa de Palma ha rechazado contestar a las preguntas de Manos Limpias y del resto de acusaciones y ha respondido solo a su abogado “para poder ofrecer un relato alternativo al tribunal”, según ha comunicado al tribunal su letrado Pablo Molins. Ella misma lo ha confirmado cuando la presidenta del tribunal le ha pedido que se pronunciara al respecto: “Gracias, señoría, contestaré solo a mi letrado”.

La infanta, en el banquillo como cooperadora de dos delitos fiscales tras cinco años de instrucción

La hermana del rey Felipe VI se ha sentado en el banquillo más de dos años después de haber declarado en la fase de instrucción. En aquella comparecencia como imputada ante el juez José Castro, el 8 de febrero de 2014, la infanta Cristina se desvinculó de la gestión de Aizoon y alegó que confiaba en su marido y que por eso participó en esta empresa y firmaba todo lo que él le pedía.

En su declaración durante el juicio en los últimos días, su marido la ha desvinculado completamente de la gestión de Aizoon. Urdangarin ha señalado que su esposa no entró en la empresa como “escudo fiscal”, sino porque él tenía “ilusión” en “compartir el proyecto” con ella, y que él era su único gestor. Según su declaración, ella desconocía la contabilidad y el estado financiero de Aizoon porque de la “economía familiar” se encargaba él en exclusiva.

Manos Limpias lamenta el “interrogatorio a la carta” a la infanta

La abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, ha lamentado a la salida de la jornada de este jueves del juicio del caso Nóos el “interrogatorio a la carta” al que se ha sometido a la infanta Cristina, informa Europa Press.

Ante los medios de comunicación, Negrete ha censurado que esta no haya tenido “el valor” de enfrentarse a sus preguntas y solo haya contestado a las formuladas por su abogado, Pablo Molins.

Manos Limpias lamenta el “interrogatorio a la carta” de la infanta

Por su parte, el abogado de la infanta Cristina, Pablo Molins, ha asegurado que si el exsecretario del Instituto Nóos Miguel Tejeiro “dice la verdad, no tiene por qué haber ningún problema para la infanta”.

Preguntado por los medios de comunicación ahí reunidos acerca del interrogatorio de la acusación particular del sindicato Manos Limpias a su defendida, Molins ha aseverado que le ha parecido “improcedente”. “Es una acusación infundada y temeraria”, ha añadido según recoge esta misma agencia

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.