Expertos advierten de que el Brexit tendría un “efecto dominó” en Europa

Francisco Sosa Wagner
image-365610
La posible salida del Reino Unido de la Unión Europea tendría importantes consecuencias en varios ámbitos, incluido el científico

UVA/DICYT La hipotética salida del Reino Unido de la Unión Europea, que los británicos tienen la posibilidad de votar en referéndum el próximo 23 de junio conllevaría importantes consecuencias políticas y económicas y podría provocar un “efecto dominó” en otros países, según los expertos reunidos hoy en unas jornadas organizadas por el Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Valladolid (UVa).

 

El Brexit, tal y como se conoce de forma abreviada el posible abandono británico de la Unión, serviría de acicate para partidos políticos que en diversos lugares de Europa también se plantean la pertenencia de sus respectivos países, entre ellos, la formación de Marine Le Pen en Francia, destaca Antonio Calonge, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Valladolid, que ha presentado esta mañana las jornadas anticipando los elementos más importantes del debate.

 

Las ‘Jornadas de Estudio y Análisis sobre Integración Europea. BREXIT’, que concluirán mañana, 6 de mayo, congregan a varios políticos y especialistas en asuntos europeos que analizarán un tema que está de actualidad, no sólo por la cercanía de la votación británica, sino también por otros acontecimientos significativos. El reciente rechazo de los holandeses al acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania, votado también en referéndum, ha abierto un debate similar en los Países Bajos y la desestabilización del corazón de Europa sería mucho más grave que la salida británica.

 

Sin embargo, el Brexit en sí mismo ya supondría un duro golpe. En primer lugar, “hay que tener en cuenta que se trata de la segunda potencia económica de la Unión Europea”, señala Calonge. Bajo esta perspectiva, la pérdida de la libertad de circulación de capitales, mercancías y personas “supondría una merma” tanto para los británicos como para el resto de los europeos.

 

No obstante, es probable que España fuera uno de los países menos afectados, ya que su balanza comercial con el Reino Unido es favorable, principalmente, por el turismo procedente de las islas, un fenómeno que con toda seguridad apenas se vería afectado. Aun así, las grandes empresas españolas con inversiones en allí se enfrentarían a trabas que hoy no tienen.

 

A la inversa ocurre lo mismo, “las primeras que no quieren irse de la Unión son las empresas británicas”. De hecho, “los argumentos a favor del Brexit son más emocionales que racionales”, apunta Calonge, y responden a la tradicional autopercepción de aislamiento con respecto al continente. En muchos aspectos el país se siente más próximo a Estados Unidos y casi siempre ha mantenido unas relaciones tensas con sus socios europeos.

 

Sin embargo, la realidad es que en muchos ámbitos las relaciones con Europa son muy fuertes y, precisamente, el mundo académico y científico es una buena muestra de ello. “Muchos investigadores europeos trabajan y residen en el Reino Unido y si se produce el Brexit, ya no tendrían las mismas condiciones y muchos grupos se desmantelarían”, vaticina el experto. Por eso, los científicos de las islas se han manifestado con rotundidad en contra de la salida, encabezados por el propio Stephen Hawking.

 

Líneas de investigación

 

El Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Valladolid desarrolla muchas líneas de investigación directamente relacionadas con este asunto. El propio Antonio Calonge estudia aspectos institucionales de la UE. “Incluso si el Reino Unido se queda, hay que reformar los tratados”, recuerda, en función del acuerdo que alcanzó el gobierno de David Cameron con sus socios europeos. “Aunque no será a corto plazo, cambiarán aspectos sustanciales”, señala, puesto que “la vocación de caminar hacia una cooperación cada vez más estrecha ya no incluirá a los británicos”.

 

No obstante, el resto de la Unión puede seguir su camino hacia una mayor integración. De hecho, hace tiempo que el Reino Unido se mantiene al margen de aspectos como la unión monetaria del euro o el espacio Schengen para la libre circulación de personas. “Siempre ha sido un socio extraño”, concluye.

 

El programa de las jornadas incluye a otros dos especialistas de la Universidad de Valladolid, Margarita Corral y Alfredo Allué, profesores de Derecho Internacional Público y Derecho Constitucional, respectivamente; al profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid Antonio Moreno; y a dos buenos conocedores de las instituciones europeas, Francisco Sosa Wagner, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de León y ex diputado del Parlamento Europeo por UPyD, y Enrique Guerrero, diputado del grupo socialista europeo.

 

Mañana, 6 de mayo, el Instituto de Estudios Europeos celebra acto conmemorativo del Día de Europa –cuya fecha oficial es el próximo lunes, 9 de mayo- y la clausura de las jornadas con una conferencia extraordinaria a cargo de Salvador Llaudes, investigador del Real Instituto Elcano, que a las 12:00 horas hablará de ‘El Brexit y su impacto en la integración europea’.


Leave a Reply

Your email address will not be published.