Eurosemillas analiza 6.000 genotipos de cítricos con una nueva tecnología NIRS más rápida y obtendrá variedades ‘a la carta’

Valencia Noticias | Redacción.- Eurosemillas está evaluando unos 6.000 genotipos generados en el macroproyecto de in­ves­tigación genómica Citruseq-Citrusgenn, en el que la em­­presa cordobesa es socio de referencia. Para agi­lizar las analíticas de los principales parámetros de calidad de los frutos -grado de acidez, con­tenido en azú­car, flavonoides, aceites esen­ciales…- y obtener nuevas variedades de cítricos ‘a la carta’ (según las ca­rac­te­­rísticas reclamadas al proyecto) la com­pa­ñía trabajará con una revolucionaria tecnología que ya ha sido usada con éxito en algunos cereales y gra­nos e incluso en algunas variedades convencionales de na­ran­jas, el NIRS (Near Infrared Reflectance Spec­tros­co­py). “Con un simple ‘escaneo’ proyectamos luz in­fra­rro­ja so­bre el fruto para generar un es­­pec­tro a partir del cual, mediante unos modelos previos de calibración, se lo­gra cuantificar la concentración de los parámetros buscados”, ha ex­pli­cado José María Fontán, res­pon­sa­ble de este proyecto en Eurosemillas en el trans­cur­so de la jornada ‘Potencial tecnológico de las nue­vas he­rra­mientas de mejora ve­ge­tal’ organizadas por Cajamar y celebradas esta semana en su sede de Valencia.

Esta tecnología es más barata, obtiene resultados de varios parámetros de manera simultánea y es mu­cho más rá­pi­da, no es destructiva y no requiere de reactivos químicos. “Para seleccionar las me­­jores va­rie­dades se han de analizar miles de frutos procedentes de los miles de genotipos que estamos evaluando. Lo que se tar­da­ba meses en com­probar -en el laboratorio con reactivos, con caras pruebas de espec­tro­me­tría o re­frac­tó­metros- ahora se podrá obtener en horas o días porque bastará con registrar los re­sultados in­­mediatos de ca­da fruto”, explica el ingeniero agrónomo. Esta tecnología había sido de­sa­rro­lla­da ya para me­dir cuestiones como el grado de hu­me­­dad o el contenido de proteínas en cereales y granos y su puesta en marcha para el uso en cítricos por parte de Eurosemillas se está desarrollando por expertos de la Uni­ver­­sidad de Córdoba y se espera que el sistema esté concluido para finales del pre­sente año.

Imagen de la 'pistola' con la que se lanza sobre el fruto un haz de luz infra­rro­ja y del monitor en el que aparecen al instante los resultados de los parámetros de calidad buscados.

Imagen de la ‘pistola’ con la que se lanza sobre el fruto un haz de luz infra­rro­ja y del monitor en el que aparecen al instante los resultados de los parámetros de calidad buscados.

La compañía cordobesa participó en el consorcio Citruseq-Citrusgenn, el mayor proyecto ge­nó­mi­co sobre los cí­tri­cos desarrollado en nuestro país, dotado con una in­ver­sión público-pri­va­da de casi 4 mi­llo­nes, que fue implementado en el Instituto Valenciano de In­ves­ti­ga­cio­nes Agra­rias (IVIA), por el Centro Prín­­cipe Felipe y el CSIC y que con­cluyó en 2013. Gracias a los avances de la genómica, se logró secuenciar por completo hasta 300 cítricos, los más importantes del panorama varietal. A consecuencia de tal co­la­bo­ra­ción, se entre­ga­ron a Eurosemillas –‘a la carta’, esto es, con arreglo a las ca­rac­terísticas fenotípicas re­cla­ma­das por la em­pre­sa (ausencia de semillas, madura­ción tardía o pre­coz, productividad sin al­ter­nan­cia, to­le­rancia al estrés hídrico…)– unos 6.000 genotipos pro­ce­den­tes de mutaciones indu­ci­das o de hi­bri­da­cio­nes. Y en los cinco años de duración del proyecto se han sentado las bases para, a través de las nuevas he­rra­mientas de mejora genética, acortar el proceso de obtención de una nueva variedad de cí­tri­co, que hoy con el método tradicional tarda entre 16 y 20 años, más la fase de registro y protección.

Eurosemillas es la empresa española con mayor facturación procedente de derechos industriales por la comercialización de variedades protegidas de fresas, frambuesas, espárragos, peras, uvas o pista­chos… e invierte en programas de mejora alrededor de 3 millones de euros al año. Ade­más, es Master Li­cen­­­see Exclusive de la Universidad California y como tal viene comercializando la man­­da­rina tardía Tang Gold (conocida popularmente como Tango), de un excelente color, calibre, produc­ti­vidad y que no tiene se­­millas ni las genera en otros mandarinos. A través del proyecto Citruseq-Citrus­genn se desarrollaron, para esta mandarina y otras tantas sobre las que Eurosemillas tiene los derechos, marcadores moleculares que permiten la iden­ti­­ficación inequívoca en campo de esta variedad.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.