El ‘estigma’ aparta a los que sufren una enfermedad adictiva

 

  • CAARFE advierte de que nadie debe perder sus derechos humanos por sufrir una enfermedad como el alcoholismo
  • La confederación se reúne hoy 15 de noviembre en un acto que conmemora el Día Sin Alcohol

El estigma es un atributo generalmente desacreditador que relaciona a la persona que la sufre con la mala fama de ser una persona deshonrada o catalogarla como un criminal. Miles de enfermos adictos de todo el país sufren de forma diaria el estigma de la adicción pese a que esta se trata de una enfermedad y que por sufrirla nadie debería perder sus derechos humanos. Así se ha explicado este misma mañana en la sede del Plan Nacional sobre Drogas en la celebración por parte de la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España, CAARFE, del Día Sin Alcohol (15 de noviembre) .

img_2307
image-434794

El estigma hace que la persona que sufre la adicción sienta inferioridad: “Si la gente me tiene aversión, no me sentiré seguro con ellos”, ha explicado Francisco Pascual, presidente de Socidrogalcohol y miembro del comité asesor técnico de CAARFE. Pascual ha argumentado que el estigma está es más evidente cuando la persona presenta problemas con drogas ilícitas por delincuencia, narcotráfico o la presencia de enfermedades como el VHC o VIH. Sin embargo, también está presente en las drogas legales, sobretodo en la persona que sufre alcoholismo: “Se le tilda de borracho, marginal, irresponsable, indeseable, etc. y esta situación se agrava si además presenta comorbilidad psiquiátrica, es decir, el consumo de drogas se acompaña de una psicopatología”.

Los medios de comunicación en algunas ocasiones no ayudan a la desaparición de este problema, sino que incrementan la marginalización con el uso de adjetivos despectivos como drogadicto, borracho, alcoholizado, etc. “Se les menosprecia o se utiliza de un modo despectivo o insultante”. Si además se habla de mujeres se les suele relacionar con la prostitución, la bajeza moral, el ser una mala ama de casa o una mala madre, etc.

Las muertes por alcohol y tabaco son mucho mayores que las que ocurren por otras drogas, y sin embargo, suelen propagarse mucho noticias relacionadas con casos aislados de drogas sintéticas, olvidando recalcar las muertes por alcohol.

Pascual ha remarcado que nadie por sufrir una enfermedad debe perder sus derechos humanos: derecho a la vivienda, a la salud, trabajo y dignidad del ser humano.

Los problemas relacionados con consumo de drogas tienen una gran complejidad por la normalización del consumo, la baja percepción de riesgo que existe socialmente, el infra diagnóstico y los problema en el abordaje.

Para dar solución a estos problemas existen entre otros recursos, als asociaciones de adictos en rehabilitación, que basan su apoyo en la ayuda mutua desde un enfoque integral e integrador. Esta es la función de la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España CAARFE, que se ha reunido hoy con la representación de Ángel Jiménez, presidente de CAARFE, Conchi Pérez, representante de los familiares y Cristina Prados, representante de los técnicos. Los tres como representantes de los tres pilares que conforman la confederación.

Al acto también ha asistido desde la subdirección del Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Rábago, en apoyo a nuestro colectivo.

www.caarfe.org


Leave a Reply

Your email address will not be published.