Las fuerzas armadas de EEUU atacaron esta semana por primera vez al grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) desde un portaaviones en el Mediterráneo, la primera ofensiva de este tipo desde el comienzo de la guerra de Irak en 2003.

Los aviones despegaron desde el portaaviones Harry S. Truman el 2 y 3 de junio después de que la nave pasara por el canal de Suez, informó el Mando Europeo de los Estados Unidos (Eucom).

Hasta el 2 de junio y durante 13 años, todos los ataques de EEUU lanzados en Irak y Siria se produjeron desde portaaviones en el Golfo Pérsico o desde el océano Índico, utilizando el mar Mediterráneo como una mera zona de tránsito hacia el canal de Suez.

“Esto es un ejemplo de la movilidad, flexibilidad y adaptabilidad de nuestro cuerpo de Marines, así como nuestro compromiso para ejecutar una amplia gama de operaciones militares con nuestros indispensables aliados y socios europeos”, resaltó en una nota de prensa el vicealmirante, Foggo James III.

Esta nueva vía de ataques contra el ISIS de Estados Unidos se produce después de que Rusia haya incrementado su presencia en el Mediterráneocon, por ejemplo, el lanzamiento en diciembre de 2015 de misiles Kalibr desde un submarino ruso.

Los Kalibr, empleados por primera vez en la actual campaña militar rusa en Siria, se caracterizan por esquivar los obstáculos de relieve a muy baja altura y por eso son prácticamente invisibles para los sistemas de defensa antiaérea.

Rusia comenzó los bombardeos aéreos contra objetivos de los grupos yihadistas en Siria el pasado 30 de septiembre, a petición del presidente de ese país, Bashar al Assad.

Mientras, Estados Unidos comenzó una campaña de ataques aéreos de manera unilateral en agosto de 2014 limitándose solo a Irak, para después, con la creación de una alianza internacional, extender su acción a Siria bajo la operación “Determinación Inherente”.