El libro “Un presidente no debería decir eso” le trajo serios problemas al primer mandatario de Francia, François Hollande, de quien se conocieron fuertes declaraciones con respecto a distintos temas.

Entre los tantos comentarios, provenientes de la boca del presidente galo y revelados por Gerard Davet y Fabrice Lhomme, periodistas de Le Monde, se destacan las fuertes críticas contra los futbolistas de la selección nacional de fútbol.

Han pasado de ser niños maleducados a vedettes millonarias

“En el equipo hay jugadores que vienen de las cités (barrios conflictivos) sin referencias, sin valores y que se fueron a jugar al extranjero muy pronto. Han pasado de ser niños maleducados a vedettes millonarias”, señalaba Hollande en 2012.

Además, el mandatario aconsejó a la Federación Francesa de Fútbol (FFF), para que no trabaje tanto en el aspecto físico de los jugadores, sino en el mental: “Deberían entrenar menos y dar a algunos lecciones para fortalecer los músculos de su cerebro”.

Benzema no es un ejemplo de moralidad

Según los dichos publicados en el libro, el jefe de Estado aseguró que varios de los integrantes del seleccionado galo “no están psicológicamente preparados para saber lo bueno y lo malo“.

Por otra parte, Hollande no se mantuvo al margen del escándalo que surgió entre Karim Benzema y Mathieu Valbuena en 2015. El presidente galo fue consultado en privado sobre el tema y éste señaló que “Benzema no es un ejemplo de moralidad”.

El futbolista del Real Madrid fue acusado de extorsionar a su compañero de selección con un video XXX, y el caso aún se dirime en los juzgados franceses.