Encender una cerilla sin el rascador