En la Comunitat Valenciana se diagnostican más de 6.000 casos de ictus al año

A lo largo de 2014 se diagnosticaron en la Comunitat Valenciana un total de 6.074 casos de ictus, una enfermedad repentina que supone una brusca interrupción del flujo sanguíneo al cerebro afectando al sistema nervioso central, a veces de forma muy grave. La causa puede ser la oclusión de una arteria o la ruptura de un vaso sanguíneo.

La consellera de Sanitat Universal i Salut Pública, Carmen Montón, ha recordado hoy, con motivo de la conmemoración del Día Mundial del Ictus que “esta enfermedad cerebrovascular es uno de los mayores problemas de salud en nuestra sociedad”, que sólo en la Comunitat generó 50.975 estancias hospitalarias el año pasado. La enfermedad cerebrovascular es la primera causa de muerte de la mujer y la segunda en el hombre, con tasas superiores a 50 y 60 por cada cien mil habitantes respectivamente.

Para hacer frente a esta enfermedad, el Plan de Atención al Ictus, en pleno desarrollo en la Comunitat, organiza los dispositivos asistenciales y hace especial hincapié en el control de los factores de riesgo y el reconocimiento de los síntomas de alarma. El objetivo principal es mejorar la accesibilidad al sistema sanitario, y disminuir los tiempos de respuesta, fundamentalmente. Entre las líneas de actuación de este plan destaca el Código Ictus, que permite movilizar los recursos sanitarios para la rápida identificación, notificación y traslado de los pacientes con ictus al hospital, y garantiza además la coordinación entre servicios.

Carmen Montón ha recordado que “una de las claves para el éxito en la atención del ictus es la rapidez con la que se detectan los síntomas iniciales y se contacta con los sistemas de emergencias médicas para la canalización hacia el lugar adecuado”. La consellera ha explicado que el cerebro tiene un tiempo de respuesta limitado ante la agresión que no puede ir más allá de las cuatro/seis horas. Una vez reconocidos los síntomas, se contacta con los servicios sanitarios y se traslada al paciente de inmediato a los centros adecuados. En la puesta en marcha del código ictus están implicados el propio paciente o sus familiares, que deberán reconocer rápidamente los signos de alarma para realizar la llamada al 112, en el menor tiempo posible, y que se pueda activar el medio de transporte necesario para un rápido traslado a un centro hospitalario con unidad de ictus.

A través del protocolo ‘código ictus’ se detectaron el año pasado 1.171 casos en la Comunitat (665 en varones y 506 en mujeres). En el primer timestre de 2015, el código ictus detectó 593 casos de oclusión de arterias cerebrales.

La red hospitalaria de la Comunidad Valenciana se organiza en distintos niveles de asistencia hospitalaria. Así, los hospitales con equipos de ictus son: Vinaroz, La Plana, Sagunto, Arnau de Vilanova, Manises, Requena, Dr. Peset, La Ribera, Gandia, Dénia, Xátiva, Alcoi, Vilajoiosa, San Joan, Elda, Elx-Crevillent, Orihuela y Torrevieja; los hospitales con unidad de ictus, de referencia para los anteriores, son el Hospital General de Castellón, Clínico de Valencia, La Fe, Hospital General de Valencia, General de Alicante y General de Elx. Por último, los hospitales de referencia para el diagnóstico y tratamiento de los ictus de alta complejidad que no se pueden tratar en las unidades de ictus son el Hospital Clínico, La Fe, Hospital General de Valencia y General de Alicante.

Esta red cuenta también con unidades de daño cerebral sobrevenido en los hospitales de atención a crónicos y larga estancia (HACLE): Hospital de la Magdalena de Castellón, Dr. Moliner de Valencia, San Vicente del Raspeig y Hospital la Pedrera de Denia.

Tele ictus: La ayuda de las nuevas tecnologías

La red hospitalaria se complementa con la interconexión entre los servicios sanitarios, que permite que servicios distantes geográficamente colaboren en la atención de los pacientes con ictus mediante el uso de diversas formas de telemedicina (Tele-ictus) y servicios de transporte, incluyendo transporte aéreo cuando está indicado. El servicio de tele-ictus hace posible que los hospitales con equipos de Ictus, que no disponen de un servicio de atención neurológica continuada durante las 24 horas todos los días del año, puedan proporcionar una atención directa al paciente con ictus.

La conexión mediante videoconferencia permite que el neurólogo de la unidad de ictus pueda interaccionar con el médico que atiende al paciente por medio de la imagen y la voz, así como visualizar en tiempo real la imagen radiológica y otras pruebas diagnósticas que van a realizar en el hospital con equipo de ictus para evaluar e indicar las terapias adecuadas durante las primeras horas de la fase aguda del ictus. Este servicio evita el traslado del enfermo y la pérdida de un tiempo vital. Tele-ictus se inició en el año 2012 y se ha completado al 100% por toda la red sanitaria durante el primer trimestre de 2015.


Leave a Reply

Your email address will not be published.