El TSJCV confirma la condena al empresario que contrató a un sicario para matar a su examante

 

tribunal-superior-de-justicia-de-madrid
image-364271
La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha confirmado la pena de 28 años de prisión como inductor de dos delitos de homicidio impuesta por la Audiencia Provincial de Castellón al empresario gallego que contrató a un sicario para matar a su expareja. El sicario ejecutó también al joven que acompañaba a la chica en la vivienda de ésta, en la localidad de Càlig en 2005.

La Sala eleva de 30 a 40 años de prisión como cooperador necesario de dos delitos de asesinato la condena impuesta al intermediario con el que contactó el empresario para contratar al sicario. El TSJ aprecia la agravante de alevosía, por lo que aumenta la pena de 15 a 20 años de prisión por cada uno de los asesinatos por los que fue declarado culpable.

El alto tribunal valenciano ha estimado parcialmente los recursos presentados por las acusaciones particulares del doble crimen de Càlig respecto a la sentencia dictada en noviembre de 2015 por la Audiencia Provincial de Castellón.

El Tribunal ha desestimado los recursos de las defensas de los dos condenados, que pedían la revocación de la sentencia, y del Ministerio Fiscal, que pedía que el empresario gallego fuera condenado como inductor de dos delitos de asesinato y no de homicidio.

El doble crimen de Càlig sucedió en junio de 2005, cuando un sicario ejecutó a una joven y al chico que la acompañaba en el domicilio de ella en Càlig (Castellón). La sentencia considera probado que la expareja de la joven, un empresario gallego condenado como inductor del crimen, ‘despechado y enfurecido’ por el fin de la relación, encargó la muerte de la mujer a otro hombre, que resultó condenado como cooperador necesario del doble crimen.

Éste, a su vez, contactó con un sicario al que había conocido durante una estancia anterior en prisión para que ejecutara el encargo. El sicario ya fue condenado en otro procedimiento como autor material de los hechos.

La joven y el empresario iniciaron una relación sentimental en Cuba en 1998, que siguió en Benicarló, (Castellón), donde vivía la mujer. Según la sentencia, el autor intelectual del crimen ejerció un fuerte control sobre la víctima y la amenazó cuando rompió la relación.

Como explica la sentencia, la noche del crimen, la joven asesinada y su hermana volvían a casa cuando sufrieron un accidente de tráfico. Dos amigos acudieron a ayudarlas y uno de ellos, fue con la mujer hasta su casa para buscar los papeles del seguro del coche. En el interior de la vivienda les estaba esperando un sicario, quien les ató de pies y manos y les disparó en la cabeza.

El 17 de noviembre de 2015 la Audiencia Provincial de Castellón condenó al empresario gallego a 28 años de prisión como autor por inducción de dos delitos de homicidio. Al mismo tiempo, condenó a al intermediario a 30 años de prisión como cooperador necesario de dos delitos de asesinato.


Leave a Reply

Your email address will not be published.