El trabajo de sus señorías en las Cortes valencianas durante la última legislatura y la que viene

agulleiroEmilio Agulleiro
Precandidato a las Cortes valencianas dentro de Podemos

Llegado el momento de hacer repaso a la producción de sus Señorías y por ende la posibilidad de que repitan como diputados o no, nos encontramos que son, ni más ni menos que un fiel reflejo de la misma Sociedad. Hay unos/as pocos que trabajan y otros muchos que se dedican a “pasar el tiempo”. Hay algunos diputados que tienen el don de ser invisibles y, por más que uno quiera, no se les puede “ver” ni en pintura. Se pueden ver Señoría que “asiste” y está de cuerpo presente, pero lo que es el debate parlamentario o las preguntas parlamentarias o la investigación parlamentaria, no saben o no contestan; su misión es estar y cobrar a fin de mes. Con la gran cantidad de diputados/as que hay debiéramos estar todo el mundo informado de la más nimia situación. Está claro que los diputados/as tienen que informarse de las diferentes cuestiones, no lo pueden saber todo. Pero existe una cosa que se llama la iniciativa y las ganas de saber, para eso les regalan un ordenador portátil y un teléfono de última generación, herramientas de trabajo aunque algunas personas lo dediquen a jugar a los marcianitos. También tenemos a los diputados/as que, aunque no se ven, siempre están alrededor del que manda o va a mandar; con esta sola cualidad tienen suficiente para repetir en la siguiente legislatura, sin necesidad de hacer nada más, la gente los conoce como chaqueteros, son los que alaban al jefe, le llevan la chaqueta o el bolso, le traen la bebida preferida, en fin aquellos que son útiles para la comodidad del jefe.

Dentro de poco vienen las nuevas listas y los codazos de aquellas personas que no tienen otra cosa que hacer que meterse en dichas listas, en lugares de salida porque sino no tienen otro sitio donde ir. Son aquellas personas que empezaron jóvenes la “carrera” y que pasado un tiempo no saben hacer otra cosa que ser corre ve y dile. Personas que han fiado su futuro, porque no hay otra cosa a algo que depende de la suerte o del azar o de apostar por personas que les puedan colocar.

Dentro de Podemos, espero que no se produzcan estas situaciones, la gente debe ser consciente de que un máximo de cuatro u ocho años deberán ejercer los representantes y después se tienen que dedicar a otra cosa. Ya sé que algunos piensan como la vieja casta  que primero vamos a estar los 8 años y luego ya veremos lo que hacemos. Siempre nos queda cambiar de bando en el último minuto y decir que las “circunstancias” son diferentes, que hemos evolucionado, que con mi “experiencia” puedo ser útil en otro sitio. Mi “experiencia” me dice lo que va a pasar y espero que la gente de Podemos que ahora tiene que elegir a sus representantes y el lugar que ocupen no sean como los de la vieja casta y elijamos a los/as mejores.


Leave a Reply

Your email address will not be published.