El responsable de adquisiciones de Naciones Unidas anima a las empresas españolas a competir por sus contratos

 

  • “Estoy sorprendido de no contar con ninguna empresa española como proveedora en sectores como alimentos y bebidas, combustibles, vehículos de motor y servicios financieros y seguros, en los que las empresas españolas son muy competitivas” aseguró el Director de la División de Adquisiciones de Naciones Unidas
  • España ocupa el noveno puesto en aportaciones al presupuesto de Naciones Unidas, con cerca del 3 %, pero el volumen de contratos de este organismo con empresas españolas apenas alcanza el 0,5 %

 

Una de las principales tareas de la Asociación de Empresas Contratistas con las Administraciones Públicas (AESMIDE) es la de actuar como interlocutor activo entre el sector público y el sector privado, no sólo en España sino también en el ámbito internacional, con organismos que manejan unos presupuestos muy elevados y constituyen una verdadera oportunidad de negocio para las empresas españolas del sector de la contratación pública.

Para dar a conocer las oportunidades de negocio que ofrece a las empresas españolas las adquisiciones que realizan las distintas agencias que integran las Naciones Unidas, AESMIDE ha celebrado hoy en Madrid un encuentro, bajo el título “Organización y oportunidades en Naciones Unidas”, en el que ha puesto en contacto a decenas de empresarios con el Director de la División de Adquisiciones de Naciones Unidas, Dmitri Dovgopoly, y su Jefe de equipo, el español Miguel Álvarez. En el encuentro han participado también la Consejera Económica y Comercial en Nueva York acreditada ante Naciones Unidas, Esmeralda Martínez, el Director de la División de Tecnología Industrial y Servicios Profesionales del ICEX, Iñigo Gil-Casares, y el Presidente de AESMIDE, Gerardo Sánchez Revenga.

Según los últimos datos disponibles, correspondientes a 2014, las compras totales de Naciones Unidas ascendieron a 17.237 millones de dólares (cerca de 16.108 millones de euros), de los cuales un 51,3 % se dedicó a adquisiciones de bienes y un 48,7 % a la adquisición de servicios. Estos bienes y servicios corresponden principalmente a los sectores de sanidad, alimentación y bebidas, energía, TICs, infraestructuras, logística y almacenaje, transporte y vehículos, edificios prefabricados y banca e inversiones.

En el año 2014, tan sólo 10 países del mundo obtuvieron el 43,2 % de los contratos de Naciones Unidas para la adquisición de bienes y servicios, siendo el mayor por volumen Estados Unidos, con un 8,8 %, y el menor de ellos la Federación Rusa, con un 2,4 %. Por referirnos a países de nuestro entorno, Bélgica obtuvo un 4,1 %, Reino Unido un 3,5 %, Francia un 3,2 % y Dinamarca un 2,5 %.

España, sin embargo, ocupa la posición número 49 de este ranking con tan sólo un 0,47 % del volumen total de contratación de Naciones Unidas, ya que las empresas españolas vendieron en 2014 a las distintas agencias de este organismo internacional por valor de 80,5 millones de dólares (75,2 millones de euros).

En este sentido, el Director de la División de Adquisiciones de Naciones Unidas, Dmitri Dovgopoly, se mostró sorprendido porque “no contamos con ninguna empresa española como proveedora de Naciones Unidas en algunos de los sectores en los que tenemos un mayor volumen de compras como son alimentos y bebidas, combustibles, vehículos de motor y servicios financieros y seguros, y en los que las empresas españolas son muy competitivas”.

Por su parte, la Consejera Económica y Comercial en Nueva York acreditada ante Naciones Unidas, Esmeralda Martínez, animó a los empresarios asistentes al encuentro indicando que “las oportunidades de negocio para las empresas españolas en Naciones Unidas pueden ser infinitas, tenéis mucho que ofrecer y hay un amplio abanico de posibilidades para vosotros”.

España contribuye actualmente con cerca del 3 % al presupuesto de Naciones Unidas, ocupando el noveno lugar en aportaciones a este organismo, pero el retorno que recibe nuestro país es muy inferior. El objetivo de AESMIDE con este encuentro es el de contribuir a alcanzar, o incluso superar, esa cuota de retorno ayudando a las empresas españolas a que opten a contratos de Naciones Unidas y se abran así a nuevos mercados internacionales.

El Presidente de AESMIDE, Gerardo Sánchez Revenga, destacó en su intervención que “la capacidad de la empresa española es magnífica y, por tanto, debería de participar en mucha mayor medida, con esfuerzo y dedicación, de esas oportunidades de negocio que ofrece Naciones Unidas. Porque –añadió- “Naciones Unidas, por la importancia de sus funciones y políticas públicas, tiene un significativo volumen de adquisición de bienes y servicios, lo que se traduce en grandes oportunidades de negocio para empresas españolas de muy diversos sectores”.

SOBRE AESMIDE

La Asociación de Empresas Contratistas con las Administraciones Públicas (AESMIDE), creada en 1984, es una organización sin ánimo de lucro que representa a las empresas que contratan habitualmente con las Administraciones Públicas, tanto en el ámbito civil como en el de las Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Su principal objetivo es desarrollar soluciones del mundo de la empresa para dar respuesta a las necesidades de las Administraciones Públicas españolas y de organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidas, la Unión Europea o la Alianza Atlántica, entre otros.

Las empresas que pertenecen a AESMIDE, actualmente unas 60, son especialistas en ofrecer suministros y servicios para atender a las necesidades de las Administraciones Públicas principalmente en los sectores de logística y distribución, tecnologías de la información y sistemas, infraestructuras y mantenimiento de instalaciones, suministros (alimentarios, sanitarios y textiles); eficiencia energética; y consultoría.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.