descarga-2
image-428357
En septiembre de 2015, Osama Abdul Mohsen fue víctima de una agresión por parte de la camarógrafa húngara Petra Laszlo, quien se encontraba registrando como un grupo de refugiados intentaba huir de los agentes de seguridad de su país.

El vídeo recorrió el mundo y meses más tarde la mujer fue despedida de su trabajo y el sirio, quien en ese momento cargaba con uno de sus hijos en brazos, consiguió un empleo, en la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol (Cenafe) 

 Sin embargo, a un año de aquel episodio, el hombre que supo desempeñarse como director técnico en su país natal no recibió la renovación de su contrato y por lo tanto se encuentra desempleado.

Según señalan los medios españoles, el motivo principal, es que a pesar de estar estudiando, Osama Abdul Mohsen aún tiene serias dificultades con el idioma, lo que genera inconvenientes al momento de desarrollar su labor.

A pesar de esta mala noticia para él, el Cenafe aseguró que en febrero de 2017 será reintegrado a la escuela, siempre y cuando haya mejoras en el manejo del idioma español. Además el organismo remarcó que los gastos de vivienda seguirán corriendo a cargo del ente hasta noviembre de 2017.