El PP se consolida como primera fuerza y Podemos-IU supera a los socialistas

El Partido Popular obtendría un 29,9 por ciento de los votos en las próximas elecciones generales del 26 de junio, mientras que la coalición entre Podemos e Izquierda Unida, “Unidos Podemos”, adelantaría, con un 23,2 % de los sufragios, al PSOE, que sería tercera fuerza con un 20,2 por ciento.

A estos datos, que hoy publica el diario El País de una encuesta realizada por Metroscopia, se suma el 15,5 por ciento de los votos que obtendría Ciudadanos, que continuaría como cuarta fuerza, y una abstención del 32 por ciento, cinco puntos más que la registrada en los comicios del 20 de diciembre.

par_01-1200x528
image-375166
¿Cuál es el estado actual de las cuatro principales marcas políticas PP, PSOE , Podemos y Ciudadanos?. ¿Cuál ha sido su evolución entre finales de octubre –a dos meses entonces del 20D– y primeros de mayo –a casi dos meses del 26J?. La comparación entre los datos de sendos sondeos preelectorales de Metroscopia, en las fechas señaladas, proporciona una respuesta bastante precisa de ambas preguntas.

A estos efectos, trataremos de establecer un diagnóstico sobre el momento de la marca política –pasado inmediato y presente– a partir de tres grandes atributos:

La percepción ciudadana de su “valor” como fuerza regeneradora del sistema político.
Su capacidad de gestión.
La medida de su sintonía con las demandas ciudadanas.
1. En el primer campo de juego –el impulso regenerador– la secuencia temporal señala una doble tendencia. Respecto a qué partidos van a combatir mejor la corrupción política, los partidos emergentes –Podemos y Ciudadanos– continúan siendo percibidos como los más preparados, muy por delante (34% Podemos y 23% Ciudadanos) de los partidos tradicionales (8% PP y 11% PSOE). La novedad se sitúa en la evolución, mientras Podemos, que sube 8 puntos (del 26% al 34%) pasa a encabezar el ranking, Ciudadanos baja del 27% al 23%. Entre ambos hay ahora una distancia de 11 puntos.

Si el impulso regenerador se mide en qué partido propone medidas más adecuadas para regenerar nuestra democracia, se confirma el modelo. Podemos vuelve a situarse a la cabeza con el 27% (sube 5 puntos) y Ciudadanos, que pierde 4 p.p., pasa del 26% al 22%, pasa a la segunda posición. PP y PSOE reducen, en 2 y 3 puntos respectivamente, su distancia con los partidos emergentes.

2. La tendencia, en cambio, se invierte –antes y ahora– cuando se trata de evaluar la capacidad de gestión. A Podemos (que lidera con claridad el campo de la regeneración) le sustituye aquí el PP que, incluso, mejora entre octubre y mayo. Así, el 26% del conjunto de los electores considera ahora que el PP es el partido mejor preparado para gestionar y favorecer la creación de empleo. Le sigue el PSOE, que apenas baja del 20% al 19%. Ciudadanos con un descenso significativo de 5 puntos, del 17% al 12%, se sitúa al final de la cola que antes ocupaba Podemos, que ahora sube del 15% al 17%.

Más allá de la gestión económica, el PSOE sigue siendo percibido por el conjunto de los electores como el partido más capaz en la gestión de la sanidad pública: con un crecimiento de 3 puntos asciende hasta el 29% pese a que Podemos sube del 16% al 23%. El PSOE conserva así su impronta de partido reformador en cuanto a las políticas públicas.

3. La secuencia del estado de las marcas en la percepción ciudadana sobre qué partido se considera más en sintonía con lo que la mayoría piensa y espera: Podemos, con el 24% se sitúa a la cabeza delante de PP que con el 21% pasa de la cuarta a la segunda posición en el ranking. Entre octubre de 2015 y el actual mes de mayo, Podemos y PP han incrementa 5 y 8 puntos, respectivamente; el PSOE continúa igual (16%) y Ciudadanos pierde 11 puntos quedando relegado a la última posición.

Las conclusiones a extraer de los datos de Metroscopia para cada una de las cuatro marcas políticas se podrían resumir así:

Podemos parece haber ganado consistencia de marca; se ha consolidado como fuerza regeneradora y ha mejorado ligeramente en el ámbito de la gestión.
PP mantiene y acrecienta su poder de marca como partido gestor en el terreno económico.
PSOE queda en una posición neta similar (pierde o gana poco en cada uno de los indicadores) pero conserva como fortaleza su histórico impulso reformador vinculado a las políticas sociales.
Ciudadanos sufre un notable desdibujamiento de su marca; decrece su imagen en el eje de la regeneración y pierde fuerza en el campo de la gestión.
Hay, pues, a la vista de los datos y a dos meses del 26J, un fortalecimiento de los extremos –PP y Podemos/IU–, un notable debilitamiento del centro –Ciudadanos– y un cierto estancamiento del PSOE.


Leave a Reply

Your email address will not be published.