El PP nacional rechaza el cambio de siglas en Valencia

PP-COSPEDAL
image-315539
Cumbre ayer en Génova entre la dirección nacional y la dirección del PP valenciano para analizar la crisis que ha abierto en canal a la organización regional por las consecuencias políticas de la «operación Taula», que investiga una presunta financiación ilegal y de blanqueo de capitales. El objetivo era impulsar la gestora y valorar las propuestas de la cúpula valenciana, con Isabel Boning al frente. Génova se mostró receptiva con la petición de un congreso extraordinario, al que no se le ha puesto fecha, pero se opuso a la demanda de un cambio que afecte a las siglas del partido en esa comunidad. Madrid sostiene que la regeneración debe pasar por el equipo y por las políticas, pero no avala una salida que consista en crear otro partido, con otro nombre y con más autonomía que la que tienen las demás organizaciones territoriales.

La secretaria general, María Dolores de Cospedal, presidió esta reunión, en la que también participaron los tres presidentes provinciales y el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez Maíllo. No está tomada la decisión de que el congreso extraordinario sea antes que el Congreso Nacional del PP, aunque Génova precisa que es «difícil». La intención de Rajoy es que ese cónclave nacional no se convoque hasta que se aclare la legislatura y si hay o no de nuevo elecciones generales.

En cuanto a la situación de la ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, con escaño en el Senado, Cospedal intentó rebajar ayer la presión política con el mensaje de que actuarán con ella como con los demás militantes que estén en una situación semejante. Aunque en público han tomado cuerpo las voces que le piden explicaciones, hasta ahora no se ha producido ninguna petición formal para que deje la Cámara Alta por parte de la dirección. «Hemos dicho que tomaremos con Rita Barberá todas las medidas que se tomen con otros militantes que se encuentren en la misma situación», precisó la número dos del PP. Cospedal se defendió con el argumento de que todas las personas detenidas han sido suspendidas y apartadas de la militancia. «Creo que se ha actuado con mucha claridad y contundencia», añadió.

Mientras, la dirección regional gana tiempo. No tomará ninguna medida contra sus concejales de Valencia, que mantienen la condición de investigados tras prestar declaración ante el juez, hasta tener una visión más completa de los acontecimientos.


Leave a Reply

Your email address will not be published.