El Pleno aprueba reducir en un 90% la tasa de licencia de obras de reforma

pleno_de_progreso También congela el IBI para los particulares y aplica criterios de equidad en los inmuebles con actividad comercial.

El Pleno ha aprobado, con el apoyo de todos los grupos políticos, la modificación de las ordenanzas que regulan las tasas que el Ayuntamiento de Valencia aplicará para la prestación de diferentes servicios durante el ejercicio 2016. Según este acuerdo, que contempla reducciones como la del 90 por ciento de la Tasa por Actuaciones Urbanísticas o Licencia de Obras para la rehabilitación y reforma de viviendas, “el Consistorio impulsa el sector de la construcción y un modelo de ciudad sostenible que crece hacia el interior sin afectar en la huerta “.

El equipo de gobierno ha impulsado esta modificación de las ordenanzas fiscales, que también implica la reducción de un 10% de las tasas de los Mercados y Mercadillos” con el fin de fomentar el comercio local “, o la eliminación de este tributo para los rodajes cinematográficos que promocionan la ciudad. En su intervención, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha explicado que los objetivos de esta modificación son mantener las tasas que afectan a los vecinos con una serie de bonificaciones realizadas, dentro de los márgenes que permite la legislación tributaria vigente, para impulsar: la protección del medio ambiente, el fomento económico y del empleo y la equidad tributaria. E

n el debate previo al acuerdo de esta modificación , el portavoz del grupo Ciudadanos, Fernando Giner, ha sugerido que el gobierno municipal podría suprimir la tasa que los bancos deben abonar por ocupación de la vía pública con cajeros, a las dos entidades valencianas, así como aquellas que optan por no cobrar comisiones. Joan Ribó, indicó que habría que estudiar la legalidad de esas medidas y explicó que esta tasa ha sido objeto de un incremento del 33%, por la actualización de los valores catastrales. Tras la aprobación de estos tributos, el Pleno ha debatido y aprobado las modificaciones de las ordenanzas reguladoras del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) con el voto en contra de la oposición. El concejal delegado de Hacienda, Ramón Vilar, explicó que para la ciudadanía la cuota del IBI será la misma. De hecho, el tipo de gravamen descenderá del 0,886% al 0,806% para compensar el incremento llevado a cabo por el gobierno central del coeficiente de actualización de los bienes inmuebles de naturaleza urbana que está previsto incorporar al proyecto de Ley de Presupuestos Generales Estado para 2016.

La equidad tributaria que el Ayuntamiento aplicará a la hora de recaudar el IBI consiste en la aplicación de un tipo de gravamen diferenciado para todos aquellos inmuebles de alto valor catastral que no sean de uso residencial ni sanitario, ni tengan carácter benéfico o cultural.Este incremento del IBI se adoptará de acuerdo con lo que ya aplican las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, ​​Sevilla, Zaragoza, Málaga y Bilbao. La equidad también se aplicará a la hora de aplicar este impuesto a las familias numerosas pero tal como ha aclarado Ramón Vilar, “a ninguna familia numerosa que tenga ya reconocida una reducción se le va a quitar. Sólo se aplicarán las nuevas bonifacions a aquellos contribuyentes que las soliciten a partir de 2016 “.

Entre las nuevas reducciones fiscales se encuentra una rebaja del 50% del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de las viviendas que demuestran que aprovechan energías alternativas o del 75% del impuesto sobre vehículos en caso de que éstos sean eléctricos o híbridos. Respecto a este último impuesto, los turismos de nueva matriculación que utilizan como carburante gasolina sin plomo, tendrán una bonificación del 30%, mientras que se incrementarán las tarifas para los vehículos de mayor potencia, y se limitarán las bonificaciones por vehículo histórico en un solo vehículo por contribuyente. En materia de aplazamientos y fraccionamientos, se ampliarán los tramos de deuda aplazable y fraccionable y los plazos máximos de pago.

El plazo máximo previsto para el pago de deudas de entre 350 y 1.350 euros se amplia de 3 a 6 meses y el plazo máximo previsto para el pago de deudas de más de 1.350 euros y hasta 6.000 euros se amplía de 6 a 9 meses, “con el fin de flexibilizar el pago para los vecinos con mayores dificultades económicas; el Ayuntamiento quiere que se le pagan las deudas, pero no ahogar nadie “. Finalmente, el plazo máximo aplazable amplía de 24 meses a 36 cuando se trata de deudas de más de 180.000 euros, propios de empresas.


Leave a Reply

Your email address will not be published.