El Parque Móvil de la Diputación se renovará en los próximos años con vehículos híbridos y eléctricos

Valencia Noticias | Redacción.- La nueva Diputación de Valencia tiene claro que debe asumir el esfuerzo económico que supone la adquisición de vehículos con energías alternativas. “A día de hoy pueden ser más caros, pero es un cambio necesario que nos beneficia a todos y somos las administraciones públicas quienes tenemos un papel ejemplarizante en concienciar  a la sociedad de la necesidad de cambiar el modelo actual de movilidad por otro sostenible”, señala Inmaculada Renales, responsable del Parque Móvil de la Diputación de Valencia.

En esta línea, el Parque Móvil de la Diputación, dependiente del área de Administración General que dirige el diputado Pepe Ruiz, cuenta ya con un vehículo eléctrico y un punto de recarga, y en los próximos años renovará su flota con vehículos híbridos, preferentemente enchufables, y eléctricos, según si se usan para la ciudad o, como en la mayoría de los casos, para desplazarse por carretera a las distintas comarcas.

De los 43 vehículos corporativos que actualmente se utilizan para servicios oficiales y generales, 13 de ellos han recorrido más de 200.000 kilómetros y el mismo número tiene una antigüedad superior a 13 años, lo que implica que para garantizar el servicio en las mejores condiciones haya que iniciar la progresiva sustitución de buena parte de los mismos.

La estimación de los vehículos que serán sustituidos es compleja, desde el Parque Móvil hablan de renovar al menos siete unidades a lo largo de la presente legislatura. (Foto-Abulaila).
image-367720

La estimación de los vehículos que serán sustituidos es compleja, desde el Parque Móvil hablan de renovar al menos siete unidades a lo largo de la presente legislatura. (Foto-Abulaila).

Aunque la estimación de los vehículos que serán sustituidos es compleja, desde el Parque Móvil hablan de renovar al menos siete unidades a lo largo de la presente legislatura. Este año se necesitan dos berlinas y un monovolumen; en 2017 se tratará de adquirir dos nuevos monovolúmenes; una furgoneta y un turismo en 2018 y otro turismo en el último año de la legislatura. Todos estos vehículos serán eléctricos o híbridos, ya que ahorran energía y reducen la contaminación atmosférica y acústica.

Plan de movilidad sostenible

La Diputación asume el compromiso con la movilidad sostenible y desarrollará un plan al respecto, aunque ya viene trabajando con criterios de sostenibilidad en el transporte, en especial alargando la vida útil de los vehículos a través de la donación a los ayuntamientos, donde las unidades con más kilómetros pueden destinarse a cubrir pequeños trayectos. Los nuevos vehículos adquiridos serán eléctricos, si se usan en ciudad, o híbridos, preferentemente enchufables, para desplazamientos más largos por el territorio de la provincia.

El primer coche cien por cien eléctrico de la Diputación fue adquirido a finales de 2013. Se trata de un Renault Zoe que se usa para el servicio de guardia de ordenanzas. Cubre los desplazamientos diarios en ciudad para envíos de documentación y material entre las distintas sedes , como el IVAF, Hugo de Moncada, el MuVIM y la Beneficència, así como oficinas de Correos.

Normativa estatal y europea

La Unión Europea ha marcado tres ejes estratégicos en el horizonte 2020 que afectan al sector del transporte por carretera: en primer lugar, la diversificación de las fuentes de energía; en segundo, la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero; y por último, la utilización de nuevos combustibles y sistemas de propulsión sostenibles, que teniendo como fin un transporte limpio, impulsa el uso de energías alternativas, entre ellas la electricidad asociada al transporte.

Los datos son incontestables, pues un litro de gasolina consumido emite unos 2,35 kg de CO2 a la atmósfera, y un litro de gasóleo 2,64 kg. Con ello, el transporte representa casi la cuarta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero en España.

Teniendo en cuenta que los vehículos son la principal fuente de contaminación en las ciudades, la apuesta por los coches eléctricos supone, de partida, una disminución de entre un 50% y un 70% del CO2 y un consumo que oscilaría entre 1,5 y 2,6 euros cada 100 kilómetros. Entre los factores a tener en cuenta en esta progresiva implantación de vehículos enchufables, está el incremento del precio de los turismos, entre un 30% y un 40% sobre los convencionales, y la conveniencia de gestionar adecuadamente las recargas. Ésta debería producirse preferentemente por la noche, para equilibrar la curva de consumo eléctrico y amortizar las instalaciones.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo trabaja en la línea de incentivar la adquisición de los vehículos con energías alternativas y difundir estas nuevas tecnologías entre los jóvenes conductores, a través de las autoescuelas. Éstas deben ofrecer formación práctica sobre la conducción de vehículos eléctricos, y progresivamente del resto de energías alternativas, como el hidrógeno o los biocombustibles.

Otro de los puntos clave del marco de acción nacional son las ayudas a la adquisición de este tipo de vehículos (Plan MOVEA 2016) y la creación de suficientes puntos de recarga en coordinación con las autonomías y los ayuntamientos. En toda esta estrategia estatal y en la Guía para la Compra Verde de Vehículos de la Generalitat catalana se está apoyando la Diputación de Valencia para gestar su propio Plan de Movilidad Sostenible, que se desarrollará sobre una serie de acciones progresivas que ya han empezado con el programa Bicidipu y la adquisición de las primeras unidades de vehículos híbridos y enchufables.


Leave a Reply

Your email address will not be published.