El Parlamento de Venezuela, controlado por la oposición, denunció que integrantes de la Asamblea Constituyente del presidente Nicolás Maduro tomaron la noche de este lunes el salón de sesiones del Palacio Legislativo tras forzar las puertas con apoyo de militares.

ALERTA: Asaltado Hemiciclo Protocolar de Sesiones de la Asamblea Nacional“, señaló el Legislativo en la red social Twitter.

La cámara aseguró que la presidenta de la Constituyente, Delcy Rodríguez, y otros integrantes de ese cuerpo “forzaron” la entrada junto con el coronel Bladimir Lugo, jefe militar encargado de custodiar el lugar.

Esto es un abuso más contra 14 millones de venezolanos que votaron por la AN“, indicó el Parlamento.

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borgesdenunció que militares “forzaron las puertas y asaltaron el Hemiciclo”.

Según el dirigente, Rodríguez y los otros dos dirigentes oficialistas entraron “aprovechando la noche”, acompañados de oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana al Hemiciclo, para adaptar ese espacio “para una reunión que tendrán mañana (…) de la fraudulenta constituyente”, según un comunicado de la oficina de prensa de Borges.

Rodríguez dijo en una reciente entrevista con la AFP que el Parlamento y la Asamblea Constituyente convivirían en el Palacio Legislativo.

La mayoría parlamentaria opositora había seguido sesionando en el hemiciclo protocolar, como es habitual, mientras que la Constituyente lo había hecho en el cercano salón elíptico desde que fuera instalada el viernes pasado.

Antes de que la Constituyente destituyera a la fiscal general, Luisa Ortega, declarada chavista que rompió con Maduro y fracturó al oficialismo, el coronel Lugo había sido imputado por el Ministerio Público por su supuesta responsabilidad en agresiones a diputados opositores.

Ello, después de que partidarios del presidente irrumpieran violentamente en la sede del Parlamento el pasado 5 de julio e hirieran a siete legisladores.

La oposición rechaza la Constituyente, a la que considera un instrumento de Maduro para perpetuarse en el poder. Este lunes, el congreso aprobó un acuerdo en el que desconoció las primeras decisiones de esa asamblea, que tildó de “fraudulentas”, entre estas la remoción de Ortega.

Por otra parte, la Constituyente instaló el domingo una “Comisión de la Verdad”, para garantizar que la Justicia repare a las víctimas de la violencia en la ola de protestas que a día de hoy supera el centenar.

Según el propio presidente Nicolás Maduro y constituyentes como Diosdado Cabello, la asamblea instalada el viernes planea eliminar la inmunidad parlamentaria de los diputados.

La iniciativa sacada adelante por Maduro tampoco es reconocida por Estados Unidos, los gobiernos de varios países de Latinoamérica y bloques como la Organización de Estados Americanos (OEA), el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea.