El ‘número dos’ de Gürtel desvincula a Bárcenas del cobro de comisiones

descarga-1Agencias El presunto ‘numero dos’ de la trama Gürtel, Pablo Crespo, ha negado haber entregado “ni un céntimo” al extesorero del PP Luis Bárcenas de la supuesta ‘contabilidad B’ del líder de la red, Francisco Correa, durante su etapa como administrador de empresas de éste.

Así lo ha dicho durante su comparecencia ante al tribunal que juzga la primera época de la trama Gürtel, una vez que el abogado del extesorero le ha preguntado si alguna vez pagó dinero a su cliente. “Jamás le he entregado ni un céntimo al señor Bárcenas”, ha asegurado Crespo.

El pasado martes ya rechazó haber pagado a otros acusados en este juicio como el exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Jesús Sepúlveda: “Jamás le he entregado ni un céntimo”, dijo también. Y en esta jornada ha exculpado a la exmujer de Correa, Carmen Rodríguez Quijano, de cualquier actividad en las empresas de su exmarido: “No ha tenido jamás ninguna capacidad de decisión ni ningún papel específico dentro de las compañías”.

Crespo ha apuntado que todos los servicios que se han prestado al PP están “documentados, facturados y declarados” y que él mismo iba a buscar los “talones” cuando los pagos eran elevados.

También ha contestado preguntas sobre los encargos del PP a las empresas del grupo para la organización de campañas electorales del PP y ha precisado que se trataba de contrataciones “privadas” que no se rigen por las normas de las adjudicaciones públicas.

A pesar de ello sí era necesario concurrir a concursos y las empresas de Correa se presentaban aportando su proyecto y presupuesto. “Gracias a las innovaciones que incorporábamos, muchas de ellas iniciativa de Alvaro Pérez, conseguíamos el concurso”, ha dicho.

PP gallego

El letrado también se ha interesado por un deuda del PP gallego con las empresas del Grupo Correa y ha preguntado a Crespo si Bárcenas la autorizó. El considerado ‘número dos’ de la Gürtel lo ha negado y ha precisado que cuanto abandonó este puesto sus sucesores entendieron “que no estaban obligados a asumir este pago”.

“Cuando se enteraron de que yo me había incorporado a las empresas de Correa entendieron que era un apaño y que no tenían que pagarla. Esa deuda jamás se pagó”, ha asegurado, para añadir que en su opinión fueron “excusas de mal pagador” y que llegó a hablar de esta cuestión con Bárcenas y con el también extesorero ‘popular’ Álvaro Lapuerta, cuya causa está archivada por demencia sobrevenida.

No obstante, ha recalcado que ha tenido “mucho más contacto” con Lapuerta que con Bárcenas: “Venía mucho a Galicia, era una persona entrañable. Cuando venía a ver a Fraga yo le recogía. Era una relación cordial”, ha apostillado.

Por otro lado, el exsecretario de Organización del PP de Galicia ha negado que Bárcenas haya sido socio de ninguna de las empresas de Francisco Correa, en concreto de Spinnaker, empresa encargada de organizar algunas campañas electorales del PP, y de Rialgreen.

En este sentido, ha destacado -como ya hizo en la jornada del martes– que la única relación que tiene con el extesorero del PP era, en primer lugar, como compañeros del partido y, a partir de 2002, cuando comenzó a trabajar con el líder de la Gürtel, pasó a tener la “habitual” relación de “proveedor-cliente”, con el que “peleó” los precios y las formas de pago de los servicios prestados.

Discusión en el Master de tenis

Otro de los asuntos abordados ha sido la ya mencionada discusión que mantuvieron Correa y Bárcenas en el Master de Tenis del año 2003 y que, según declaró el cabecilla de la trama, provocó su ruptura de relaciones. Crespo ha relatado que Correa alquilaba, “desde siempre”, un palco en el acontecimiento deportivo.

“Le gustaba mucho y lo utilizaba como un ámbito de relaciones”, ha precisado. No obstante, aquel año, Bárcenas prefirió acudir al palco de la empresa que competía directamente con el Grupo Correa y que ya estaba organizando algunos de los actos del PP, Free Handicap.

Este hecho provocó una discusión “pública” en la que Correa y Bárcenas “se cruzaron palabras gruesas”. Según Crespo su socio le contó lo sucedido porque podía afectar a la relación con el que era en ese momento su principal cliente.

Al final estos malos pronósticos se cumplieron y las empresas de la trama dejaron de organizar las campañas ‘populares’ a partir de las generales de 2004.

‘El Bigotes’, “un artista capaz de arruinar una mina de oro”

En su declaración, Pablo Crespo ha destacado que el titular de Orange Market y uno de los responsables de la causa en la Comunidad Valenciana, Alvaro Pérez ‘El Bigotes’, era un “artista” que introdujo novedades en los mitines electorales pero también era una persona “capaz de arruinar una mina de oro”.

Pérez era el jefe de producción, una “persona creativa, el mejor escenógrafo” que conoce y que consiguió que su empresa fuese “líder” en el sector, ha subrayado Crespo. Entrodujo “fórmulas novedosas” en los mitines como los escenarios circulares con gente detrás del interlocutor y que el primer mitin en el que se practicó fue con José María Aznar como presidente del Gobierno.

Aún así, ha destacado que era “un desastre” tanto en el trabajo como en lo personal, porque no entendía de logística ya que no tenía “límite para gastar”, pues, en su opinión, era “capaz de arruinar una mina de oro”. “Estoy seguro que el señor Pérez no sabe lo que es un balance”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.