El número de refugiados de Sudán del Sur en Etiopía sobrepasa los 200.000

Pie de foto: © ACNUR/UNHCR/Reath Riek Thot. Una mujer sursudanesa descansa bajo un árbol junto a sus dos hijos tras haber huido de sui país y atravesar la frontera con Etiopía por el punto fronterizo de Pagak a principios de semana
image-259551

Pie de foto: © ACNUR/UNHCR/Reath Riek Thot. Una mujer sursudanesa descansa bajo un árbol junto a sus dos hijos tras haber huido de sui país y atravesar la frontera con Etiopía por el punto fronterizo de Pagak a principios de semana

(ACNUR/UNHCR) – El número de refugiados sursudaneses que han huido a Etiopía desde que se inició el conflicto en Sudán del Sur a mediados de diciembre de 2013, ha superado los 200.000 y se espera que lleguen más debido a los nuevos enfrentamientos en el otro lado de la frontera.

Alrededor de 199.000 de los refugiados se encuentran en el occidente de Etiopía, en la región de Gambella; mientras que 3.000 están en la región vecina de Benishangul-Gumuz.


El personal de ACNUR en el terreno
observó un rápido incremento en las llegadas deSudán del Sur que han pasado de 1.000 personas al mes en el primer cuarto de este año, a más de 4.000 refugiados, registrados en abril. La Agencia de la ONU para los Refugiados está registrando actualmente 10.000 nuevas llegadas en diversos puntos de entrada de la región de Gambella.

Las personas que acaban de llegar han contado a ACNUR que han estado caminando durante varios días a través de matorrales sin comida ni agua, y llevando consigo muy pocas pertenencias. Están siendo trasladados al campamento de refugiados de Pugnido, que actualmente hospeda a casi 60.000 sursudaneses, así como al campamento de Tierkidi, que alberga a alrededor de 50.000 personas. Se está ampliando los campamentos para hacer frente a las nuevas llegadas.
Los refugiados son principalmente mujeres, niños y personas mayores. La mayoría huyen de los nuevos combates en los estados del Alto Nilo y Jonglei, o se van por precaución. Algunos hombres jóvenes huyen debido a los rumores de reclutamiento forzoso.

Una joven madre contó a ACNUR que se fue de su hogar embarazada de nueve meses y ha dado a luz en el camino. Cruzó hasta Etiopía con su familia por el punto de entrada de Pagak, en donde se han registrado más de 7.000 personas, que posteriormente han sido trasladadas a los campamentos.

“Las condiciones de vida son muy malas en Sudán del Sur. La guerra y la hambruna nos están matando; por eso hui”, dijo Sunday Both, una madre de dos pequeños. A la gente que llega se le dan galletas energéticas y artículos básicos como esteras para dormir y lonas plásticas para sus refugios. Los recién llegados han informado de que hay más gente en camino hacia Etiopía. ACNUR trabaja con la Administración para Asuntos de Refugiados y Repatriados de Etiopía y otros socios para proveer asistencia humanitaria.

“Tenemos que salvar vidas. Estamos llevando a cabo el registro de los refugiados con un mayor número de funcionarios en los puntos de entrada. ACNUR también está trabajando con socios para proporcionar agua, saneamiento y refugio”, dijo Alexander Kishara, que está a cargo de la oficina de ACNUR en Gambella. Agregó que Médicos Sin Fronteras está ofreciendo servicios de salud.

El jefe del Comité Ejecutivo de ACNUR (ExCom) habló con los recién llegados durante una visita reciente al punto fronterizo de Pagak. “Estamos aquí para ayudaros”, dijo el diplomático mozambiqueño Pedro Comissário.

Las personas llegadas desde diciembre de 2013 se suman a una población de refugiados de Sudán del Sur de aproximadamente 58.000 personas, la mayoría de los cuales llevan en el país más de 20 años.Etiopía es el país de África que acoge a un mayor número de refugiados, con casi 700.000 personas, principalmente de Sudán del Sur, Sudán, Somalia y Eritrea.

Por Sulaiman Momodu y Reath Riek en Gambella, Etiopía.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.