El ‘no’ de la CUP frena la investidura de Mas

 

3355812
image-258442
AGENCIAS El anunciado y esperado ‘no’ de la CUP ha frustrado este martes la investidura del presidente catalán en funciones, Artur Mas, en la primera votación. Mas necesitaba mayoría absoluta (68 votos) pero solo ha logrado el apoyo de los 62 diputados de su grupo, Junts pel Sí, mientras que el resto de partidos, hasta 73 diputados, han votado en contra.

Artur Mas tendrá que someterse el jueves a una nueva votación en la que le bastaría una mayoría simple -obtener más síes que noes- pero para ello necesitaría que al menos dos diputados de la CUP le apoyaran y los otros ocho se abstuvieran. El portavoz de la CUP, Antonio Baños, ha señalado este martes en su intervención en el debate que Mas “no tiene ni tendrá su voto incondicional” pero no ha aclarado qué harán finalmente el jueves.

Durante el debate, la CUP ha confirmado su ‘no’ a Mas y ha tendido la mano a Junts pel Sí para encontrar un candidato alternativo -por la mañana han propuesto al número uno de la lista de Convergència y ERC, Raúl Romeva-, mientras que el resto de partidos no independentistas han reprochado al presidente catalán en funciones su pacto con la CUP para iniciar el proceso de independencia, aprobado este lunes con el Parlament, y le han acusado, como Ciudadanos, de usar el proceso soberanista para “tapar” los casos de corrupción de CDC.

Los tres motivos de la CUP para decir ‘no’ a Mas

El líder de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, ha explicado que tienen tres motivos para el ‘no’: su gestión al frente de la Generalitat desde 2010; la necesidad de no construir un Estado en base a “personalismos”; y porque después de escuchar su discurso de investidura no tienen “ninguna seguridad” de que el nuevo Govern “transcendería el autonomismo”.

Baños le ha ofrecido a Mas su ayuda para “defenderse del ataque del Estado borbónico”, pero ha añadido que no apoyarán su investidura: “No tiene ni tendrá nuestro voto incondicional”.

El portavoz de la CUP ha vuelto a insistir en que en el proceso hacia la república catalana “no sobra nadie, pero nadie es imprescindible” y ha subrayado que “el proceso no se encalla porque nadie puede encallarlo”.

En su discurso en la primera jornada del debate, Mas precisamente avisó de que si él no es investido, el proceso de independencia “encallará” y prometió pasar de la autonomía al Estado en 18 meses.

“Si piensa que es imprescindible, vaya a casa, descanse y vuelva el jueves”, ha añadido Baños mirando a Mas.

Artur Mas, a la CUP: “Volveré el jueves”

Tras la intervención de Baños, Mas ha replicado que no tiene intención de retirar su candidatura: “Volveré el jueves”, ha señalado a la vez que ha reivindicado que Junts pel Sí tiene “un aval democrático lo bastante grande” para proponerle a él y ha recordado que ganaron en el 96% de los municipios.

El presidente de la Generalitat en funciones ha garantizado a la CUP que, si consigue ser reelegido, su liderazgo no será “personalista”, en el que sería, ha dicho, su “último mandato” al frente del Gobierno catalán.

En su réplica al presidente del grupo parlamentario de la CUP, Antonio Baños, Mas ha negado que haya pecado de “personalista” y ha puesto como ejemplos su decisión de no acudir a las manifestaciones independentistas de las últimas Diadas o de concurrir en el número cuatro de la candidatura de Junts pel Sí.

Mas y Baños han bromeado, incluso, con la posibilidad de reunir a los 72 diputados de Junts pel Sí y la CUP para elegir al presidente. Mas se ha mostrado dispuesto a la idea siempre que la votación fuera secreta, pero Baños se ha referido, no a una votación, sino a una asamblea como las de la CUP para llegar a un candidato de consenso.

Ciudadanos pide un presidente con las “manos limpias”

La primera en intervenir este martes en la segunda jornada del debate de investidura ha sido la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que ha señalado que Artur Mas no tiene “credibilidad”, gestiona “mal” sin “sensibilidad social”, niega la corrupción “con la que tiene encima” y será un presidente recordado “por intentar dividir a los catalanes“.

Arrimadas ha explicado que votarían que ‘no’ porque “un presidente tiene que cumplir y hacer cumplir las leyes”, algo que Mas no hace- ha dicho- y que “está poniendo en peligro el autogobierno de Cataluña” con su resolución independentista.

La nueva jefa de la oposición, en una intervención casi por completo en castellano, ha hecho un llamamiento al catalanismo, a enterrar un proyecto independentista y regresar a la senda del reformismo con un presidente con las “manos limpias de corrupción”.

Arrimadas ha acusado al presidente en funciones de “usar el sentimiento legítimo de los ciudadanos”, de “vivir instalado en el victimismo” y de una “nefasta gestión” en sus años de Gobierno con “recortes en sanidad y educación” y “privatizaciones escandalosas”.

Cree la líder de C’s que no quieren “una desconexión de España, sino una desconexión de la realidad” y le pregunta si es “casualidad o causalidad” la coincidencia de la deriva soberanista con los casos judiciales que afectan a su partido, CDC, “con quince sedes embargadas, su extesorero en la cárcel y todos los Pujol imputados”. En este sentido, Arrimadas ha criticado que en su discurso de investidura, Mas no pronunciara la palabra ‘corrupción’ en hora y media.

Mas acusa al Estado de “pagar a confidentes”

Artur Mas, en su réplica, ha negado que el proceso soberanista sirva para “tapar” conflictos judiciales de CDC y ha acusado al Estado de “usar fondos reservados” para “pagar a confidentes para montar mentiras” que, según sostiene, se han usado políticamente en campaña electoral.

“Es irreal e injusto; es al revés, como consecuencia de habernos puesto en este proyecto tenemos más problemas con la fiscalía y la justicia de los que tendríamos en otras circunstancias, precisamente porque nos la hemos jugado mucho tenemos muchos problemas”, ha replicado Mas.

Segunda sesión en el Parlament en la que salvo sorpresas Artur Mas no será investido presidente01.09 min

Ciutadans y el PSC piden a Mas que deje paso a una alternativa en el pleno de investidura

Iceta, a Mas: “Su momento político ha pasado”

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, cree que Cataluña necesita “estabilidad, buen gobierno y capacidad de negociar” y no ve a Mas capaz de llevar a buen puerto ninguno de estos tres objetivos, por lo que también ha explicado que votaría que ‘no’ a su investidura. “Su momento político ha pasado“, ha dicho a Mas en el Parlament, para añadir que “está instalado en el disparate”.

“Lo digo desde el respeto a lo que ha hecho, a lo que ha intentado y a su fuerza política, pero su candidatura no permite el avance que el país reclama y necesita”, ha asegurado en su intervención, en la que ha vuelto a rechazar el proceso independentista.

Vuelven a hablar de legislatura de 18 meses. Ya ha adelantado dos veces las elecciones, este no es el camino de la estabilidad”, ha espetado Iceta a Mas, al que ha recordado, igual que Arrimadas, que la proyección internacional de Cataluña no siempre es positiva. “Fueron positivos los Juegos Olímpicos, no esto (en referencia a la aprobación de la resolución independentista)”, ha añadido.

También ha criticado que Mas esté dispuesto “a todo” por mantenerse como presidente, “confundiendo Cataluña con una sola persona, como en otros tiempos”, en alusión al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol., algo que ha negado el propio presidente en funciones, en su turno de réplica, asegurando que hay líneas que no está dispuesto a pasar para volver a ocupar el Govern.

Artur Mas ha respondido a Iceta que le “duelen personalmente” sus palabras porque no está dispuesto “a hacer lo que sea para ser president” porque hay líneas que no está “dispuesto a pasar” aunque ha garantizado que no le “templará el pulso” al implementar el mandato democrático del 27 de septiembre.

Rabell rechaza a Mas y pide un Govern que “rescate” a la ciudadanía

El presidente del grupo de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell, también ha rechazado su investidura porque su coalición desea un Govern que “rescate” a la ciudadanía del “progresivo empobrecimiento” y él “ha actuado en sentido contrario”.

En su intervención ante el pleno del Parlament, Rabell ha puesto el acento sobre todo en criticar los recortes presupuestarios, la privatización de los servicios públicos y la situación de pobreza que se extiende por amplios sectores.

Por lo que respecta al debate independentista, Rabell ha advertido de que “no hay margen para una desconexión formal” de Cataluña con el Estado español, y ha propugnado una “hoja de ruta transitable” que incluya la convocatoria de un referéndum para que la población catalana decida su futuro.

Albiol pide a Mas alternativas para no depender de la CUP

El líder del PPC en el Parlament, Xavier García Albiol, ha pedido a Mas que “explore” acuerdos institucionales con Ciutadans, PSC y su partido para formar Govern y no depender de un partido “antisistema y estrafalario” como la CUP.

El exalcalde de Badalona ha instado a Mas a hacer “una reflexión serena” y atender a que “ha habido dos grupos políticos, C’s y PSC, que le han abierto una puerta. Y nosotros también la abrimos, aunque entiendo que con nosotros no quiera“.

“Desde la responsabilidad le digo que escuche e intente explorar posibilidades para poder llegar a acuerdos institucionales que garanticen que, desde un punto de vista social, económico, fiscal y político, el Govern no dependa de un partido antisistema”, ha señalado.

Para el dirigente popular, que ha sido aplaudido de pie por el grupo de la CUP en un gesto irónico al final de su discurso, Mas debe “estudiar la posibilidad de analizar, sentarse y valorar el poder acoger a una nueva mayoría como la que en estos momentos está deseando y pidiendo”.

En todo caso, Albiol ha acusado a Mas de haberse convertido en “un problema no solo de España, sino de la comunidad internacional” por su “aventura rupturista”, y ha asegurado que el Gobierno central ha invertido en Cataluña “como nunca se había hecho”, algo que Mas y su gobierno “deberían agradecer”.

Mas acusa al PP de haber “sembrado la semilla de la discordia”

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, ha acusado al PP de haber “sembrado la semilla de la discordia” en el conflicto Cataluña-España y ha negado que el Govern vaya a quedar “en manos de la CUP para todo”.

En la réplica a la intervención del presidente del grupo del PP en el Parlament, Xavier García Albiol, Mas ha evocado la campaña “ignominiosa” contra el Estatut desplegada por los populares en 2006, sin “calcular las consecuencias de esos actos”.

El último portavoz en intervenir ha sido el presidente del grupo Junts pel Sí, Jordi Turull, que ha pedido a la CUP que reflexiones sobre su negativa a investir a Mas para evitar “hacer lo que están intentando desde el Estado: ofrecer la cabeza del presidente Mas”.

Reunión tras el fracaso de la primera votación

Los diputados de Junts pel Sí Artur Mas, Raül Romeva, Oriol Junqueras y Josep Rull se han reunido este martes algo más de media hora en un despacho del Parlament tras acabar el primer pleno de investidura, en el que el presidente Mas no ha logrado ser reelegido.

En declaraciones a los medios tras la reunión, Junqueras ha destacado que han hablado de “intentar encontrar las mejores fórmulas, propuestas y soluciones” para desencallar un pacto de investidura con la CUP.

Ha descartado un candidato que no sea Mas, y ha insistido en que volverá a ser el candidato que se votará el jueves: “Tengo mucha confianza en que saldrá bien. Trabajamos para ello”.


Leave a Reply

Your email address will not be published.