El hallazgo de la tumba de Tutankamón, por primera vez a color

Las fotos en blanco y negro, tomadas en 1922 por Harry Burton durante las excavaciones en el Valle de los Reyes, muestran una nueva luz tras un arduo trabajo sobre los negativos

0013711443
image-256465

El arqueólogo Howard Carter y un trabajador examinan el sarcófago con interior de oro macizo de Tutankamon

Este 4 de noviembre se cumplieron 93 años de uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de la historia. Para conmemorar el aniversario, se difundieron versiones en color nunca antes vistas de las fotografías que se tomaron al momento del hallazgo.

En el interior de la cámara funeraria, un enorme manto de lino con rosetas de oro, que recuerdan el cielo nocturno, cubre los santuarios más pequeños El mural en la pared de la derecha representa tres escenas de Tutankamón.
Los arqueólogros descubren la el paño que protegía el segundo santuario
Esta imagen de diciembre 1922 muestra la antecámara de la tumba. Debajo de la cama con forma de león se ven varias cajas y cofres y una silla de ébano y marfil, que se cree Tutankamón utilizó cuando era niño.
El egiptólogo británico Howard Carter fue quien lideró la expedición, que comenzó en 1907, en lo que se conoce como el Valle de los Reyes. En todo momento contó con el apoyo inestimable de su colega Lord Carnarvon, que fue el principal financista de los arduos trabajos.
La foto original, en blanco y negro, y el resultado de la coloración de los negativos. En la antecámara se apilan numerosos carros. En total se encontraron en el interior 5.000 antigüedades.
La primera foto de la máscara que cubre el rostro de Tutankamón
Los análisis determinaron que Tutankamón murió a los 19 años. En la foto, Howard Carter examina el sarcófago de Tutankamón.
Tutankamón reinó entre 1336 o 1335 (a. C.) hasta 1327, cuando murió. Entonces tenía sólo 19 años.
En la foto, ‘El Tesoro”. Un busto dorado de la Vaca Celestial y varios cofres. “Cuando mis ojos se acostumbraron a la luz, los detalles de la habitación emergieron lentamente de la niebla, con animales extraños, estatuas y oro,” dijo Carter.
Howard Carter y Arthur Callender envuelven para el traslado a una de las estatuas de los centinelas que escoltaban a Titankamón
Poco se sabía de él en 1922. Pero descubrir su sarcófago tan bien preservado permitió realizar estudios con una minuciosidad que nunca antes había sido posible.
Lord Carnarvon lee en la casa que tenía en el Valle de los Reyes. Murió meses después del hallazgo, por una picadura de mosquito que se le infectó
Estas imágenes en color, que fueron adaptadas de los negativos originales tomados por Harry Burton en 1922, permiten tener una dimensión real de lo que sintió Carter cuando entró a la sala en la que estaba el faraón.
“Poco a poco, a medida que mis ojos se acostumbraron a la luz, empecé a ver detalles de la cámara, que emergían de la nube de polvo: animales extraños, estatuas y oro. Por todos lados se veía el destello del oro“, contó el arqueólogo tiempo después.
El momento en que Carter abre las puertas de la cámara y ve por primera vez el sarcófago de Tuntanlamón
Una estatua de del dios Anubis
Burton siguió todo el proceso de la excavación, retratando cada detalle. En total se conservan alrededor de 2.800 negativos de vidrio de gran formato, que documentan todos los hallazgos, su ubicación en la tumba y cada paso de los excavadores con la máxima precisión.
Los arqueólogos descubren los sagrarios de la cámara mortuoria
Esta nueva versión a color será exhibida próximamente en Nueva York. “El descubrimiento del Rey Tut”, será el nombre de la exposición.
Howard Carter (izquierda) y Lord Carnarvon (derecha), tras el hallazgo
Los conservadores Arthur Mace y Alfred Lucas limpian una de las estatuas descubiertas

Leave a Reply

Your email address will not be published.