El grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civol alerta sobre las webcam

El grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civol alerta sobre las webcam

La alerta de hoy no va a ser distinta en ese sentido, los delincuentes van a querer obtener un beneficio económico de una forma sencilla, y en principio para ellos segura, dado el anonimato que en muchas ocasiones les ofrece Internet. Sin embargo en esta ocasión no explotarán una vulnerabilidad informática, ni tan siquiera necesitarán conocimientos informáticos para llevar a efecto su actividad delictiva, utilizarán una de las mayores vulnerabilidades que se encuentran en la red, la propia confianza humana.

Efectivamente, en Internet muchas veces los usuarios contactan con otros internautas con quienes llegan a intimar, incluso compartiendo sentimientos que jamás hubieran compartido con un desconocido en el mundo real. Pero en Internet es distinto, ¡todos somos amigos! y esto es aprovechado por los ciberdelincuentes que contactan con sus víctimas a través de chats y redes sociales, quienes se harán pasar por la pareja ideal que todos buscan y, como expertos en ingeniería social, llegarán a convencer a su víctima para conocerse físicamente e incluso llegar a mantener contactos más íntimos a través de webcams. ¡El principio de la pesadilla!

Durante las conversaciones, el delincuente habrá obtenido datos personales que identifique claramente a su víctima, incluso sus contactos en redes sociales. Después, durante las videoconferencias íntimas, habrá obtenido las grabaciones de su interlocutor ante la webcam. Una vez recopilada la información necesaria, quien a priori se presentaba como un ángel, se convierte en demonio y comienza lo que jamás se hubiera esperado de una persona tan dulce como la que la sorprendida víctima había pensado haber conocido.

Comenzará a mostrar parte de las grabaciones amenazando con publicarlas en redes sociales y compartirlas con los propios contactos de las víctimas salvo que cierta cantidad de dinero sea satisfecha a través de, una vez más, plataformas de transferencias dinerarias.

La víctima, entre otras actividades delictivas, lo será de los delitos de amenazas, coacciones y/o contra el honor. En todos los casos, delitos privados. Es decir, nada se podrá hacer policialmente sin que medie denuncia de la parte afectada, siendo, la misma por tanto, imprescindible.

Como podéis ver, la mejor opción siempre es la prudencia y la cautela cuando contactemos con desconocid@s con la intención de intimar. Y ante todo, si por desgracia ya habéis sido víctimas, no paguéis y denunciad los hechos, pues es DELITO.

Siempre os lo decimos, estad alerta en la Red, si os encontráis ante situaciones similares u observáis cualquier ilícito en Internet, no dudéis en avisarnos…..aquí seguimos para ayudaros y para hacer de Internet un lugar más seguro para todos. Os esperamos en la web del GDT, o en las aplicaciones para iPhoneAndroid, o Windows Phone.


Leave a Reply

Your email address will not be published.