El falso ‘shaolín’ descuartizó a una víctima mientras la otra estaba secuestrada

Valencia noticias | Agencias El falso ‘shaolín’ mantiene su mutismo y rehúsa tomar la palabra ante el jurado en el último día de juicio
descarga (2)
image-187690

Juan Carlos Aguilar, más conocido como ‘falso monje shaolin’, ha declinado tomar la palabra ante el jurado en el último día del juicio tras la lectura de los informes de las partes, y ha optado por mantener su mutismo.

Al concluir la cuarta jornada de la vista oral que se sigue en el Palacio de Justicia de Bilbao contra él por el asesinato de Ada Otuya y Yenny rebollo, en mayo y junio de 2013, el magistrado presidente del tribunal del jurado, Manuel Ayo, le ha instado a levantarse y acercarse al micrófono para hacer uso del derecho a la última palabra.

La Ertzaintza cree que Juan Carlos Aguilar, el falso monje shaolín, descuartizó a la otra víctima mortal, Yenny Rebollo, mientras mantenía secuestrada a Ada Otuya en el mismo gimnasio en el que fue hallada el 2 de junio de 2013. En un informe de la Policía vasca al que se ha dado lectura en la cuarta sesión de la vista oral que se sigue contra Aguilar, se asegura que el falso monje shaolín “secuestró, ató, desnudó, violó” y más tarde “estranguló” a Ada Otuya.

Entonces, cuando ésta se encontraba inconsciente, procedió a descuartizar a Yenny Rebollo. Al despertarse y percatarse de los hechos, Ada emprendió la huida hacia la puerta del gimnasio, momento en el que la vecina observó el hecho y avisó a la Ertzaintza.

El 2 de junio de 2013 la Ertzaintza entró por la fuerza en el gimnasio del procesado para rescatar a Ada Otuya, encontró en el tatami seis bolsas verdes que contenían el cadáver descuartizado de Yenny Rebollo, que falleció el 25 de mayo. Posteriormente, en un falso techo, localizó otra bolsa, y una octava en el domicilio del ‘falso Shaolín’ de la calle Iturriza.

La víctima, que permaneció durante 12 horas en el local, logró zafarse del agresor y llegar hasta la puerta para pedir auxilio, gritos que oyó una vecina y llamó a la Ertzaintza. Aguilar fue detenido y la joven trasladada al Hospital de Basurto, donde ingresó en estado de coma y falleció el 5 de junio

La acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor, por su parte, pide para el ‘falso shaolín’ un total de 45 años de cárcel, 20 por el asesinato con alevosía de Jenny Rebollo y 25 por el de Ada Otuya, al considerar que en este último caso está demostrado también el ensañamiento

El fiscal considera que no hubo ensañamiento y solicita un total de 40 años de cárcel para Juan Carlos Aguilar, de 49 años, por los asesinatos con alevosía de Otuya, nigeriana de 29 años, y de Yenny Rebollo, colombiana de 40 años


Leave a Reply

Your email address will not be published.